Deportes

¿Estaba la mano dentro o fuera del área? La polémica jugada que dejó a España sin Mundial

¿Estaba la mano dentro o fuera del área? La polémica jugada que dejó a España sin Mundial

Una jugada para ganar un Mundial. Faltaban 20 segundos, el marcador mostraba un empate a 29 goles y España tenía el balón. La idea del seleccionador Carlos Viver era sencilla: se la jugaría 'Shandy' Barbosa. La lateral había sido la mejor lanzadora de la selección durante todo el torneo y, de las exteriores, era la más experimentada junto a Nerea Pena. Pero todo salió mal. La defensa holandesa bloqueó el lanzamiento de Barbosa, el balón cayó en el área de la portera Tess Wester y rápidamente ésta buscó el contraataque de las suyas. Ahí llegó el lío.

En el saque de portería Wester se encontró de frente a la pivote Ainhoa Hernández, que con un salto taponó sus intenciones. En un primer momento Barbosa recogió el balón e incluso armó otro lanzamiento, pero pronto las árbitras francesas Julie y Charlotte Bonaventura frenaron su ímpetu. Entre las protestas del entrenador holandés Emmanuel Mayonnade, las Bonaventura castigaron la acción de Hernández con dureza: tarjeta roja y un penalti a favor de Holanda que transformó Lois Abbingh para llevarse el Mundial.

Las jugadoras españolas y su seleccionador apenas discutieron la sanción, pero pronto empezaron las dudas sobre lo ocurrido. ¿Por qué se castigó a la jugada de Hernández de esa forma? Lo explica Ion Bustamente, árbitro de categoría internacional, habitual en la Champions y la Liga española: "Las colegiadas han interpretado que el blocaje de Hernández no ha permitido que el balón traspase la línea del área. La norma indica que, en un saque de portería, las rivales deben permitir que el balón salga del área y por eso hay que tirar una vertical. Si el balón sale totalmente, es blocaje legal. Si no traspasa esa vertical, en los últimos 30 segundos de partido efectivamente se señala roja y siete metros".

En el momento del salto, los pies de Hernández estaban fuera del área, pero sus brazos, y especialmente la mano que taponó el saque de Wester podían estar dentro del área. La decisión en todo caso dependió de unos centímetros imposibles de apreciar sin el uso de la tecnología y las Bonaventura no pudieron valerse de ésta para reafirmarse o corregirse. En este Mundial femenino de Japón, la Federación Internacional no proporcionó a los colegiados el Instant Replay, aunque sí lo había hecho en campeonatos anteriores tanto masculinos como femeninos.