Deportes

"España es la mejor del mundo ahora mismo. Va a ganar la Eurocopa"

Cádiz es diferente. Incluso en días como el de ayer, con un viento de Poniente realmente molesto, a la llegada del autobús de la selección, hora y cuarto antes del comienzo del partido, unas 1.000 personas (así, a ojo) chillaban y levantaban sus teléfonos móviles en busca del imposible de siempre: una imagen cercana de los jugadores. Luego, la afición gaditana llenó el campo, algo que no suele ser habitual últimamente en los partidos del equipo de Robert Moreno. De hecho, hay bastante miedo en la Federación al aspecto de las gradas del Metropolitano el próximo lunes en el cierre ante Rumanía.

Fue así, en un ambiente festivo, como España despachó un buen partido, especialmente en la segunda parte. El festival de goles tras el descanso le dio tal disgusto a Ray Farrugia, el seleccionador de Malta, que se dio un soberano golpe en la cabeza contra el banquillo y los últimos 20 minutos los pasó, mareado, en el vestuario. Salió a la rueda de prensa para decir, como pudo: «España es el mejor equipo del mundo ahora mismo, sin duda». Es más, el bueno de Farrugia se vino arriba y, cuestionado por el futuro papel de España en la Eurocopa, no dudó: «Va a ganar la Eurocopa».

No piensa lo mismo Robert Moreno, algo apurado cuando le fue referida la frase de su colega. «Sí, me lo acabo de cruzar y también me ha dicho a mí esas cosas. Bueno, hay muchos grandes equipos y esas cosas hay que demostrarlas en el campo», dijo el seleccionador. Por lo demás, y al margen de los goles, los debutantes y este tipo de cosas, la atención del personal se centró en las porterías.

36 años después

A Henry Bonello, el de Malta, no le hacía ni pizca de gracia este doble enfrentamiento con España en la fase de clasificación. La carga de su apellido, casi 36 años después, sigue siendo demasiado pesada, un estigma insoportable. Fue su padre, John, quien se encontraba bajos los palos en aquel 12-1 que, antes de la reciente era gloriosa, figuraba como uno de los grandes hitos de la historia de la selección.

No será lo mismo el siete que su hijo encajó ayer, pero tampoco le hizo gracia, obviamente. Tanto en La Valeta en marzo como en Cádiz estos días el pobre Henry huyó de la prensa como de la peste. También lo hizo su hijo ayer, raudo por la zona mixta, con muy pocas ganas de hablar. En estos casos, lo mejor es olvidarlo.

No olvidará el día Pau López, el guardameta de la Roma, que debutaba como titular -lo había prometido el seleccionador- y tuvo una noche muy divertida. ¿Por qué? Pues porque ser el portero de España, en Cádiz, y que el rival no pase del centro del campo deviene en cachondeo. En Cádiz todo deviene en cachondeo, eso es verdad, pero es que, en el segundo tiempo, las mayores ovaciones fueron para Pau cada vez que algún defensa le daba el balón, única forma de que la tocase. «La gente se ha divertido con Pau, es verdad. Así da gusto, con esta gente es todo positivo. Ojalá siempre tengamos este ambiente», dijo Moreno.