Deportes

Empate a miserias

Empate a miserias

Con 20 puntos cierra el Valencia la primera vuelta de un campeonato en el que va a seguir sufriendo tanto como Osasuna para emerger de la parte baja de la tabla. El empate fue una muestra de las miserias que condenan a los dos equipos. Los valencianistas, dominadores del juego, pierden la brújula al pisar el área y los navarros anduvieron fallones en las ocasiones en que pusieron a prueba a Jaume Domenech, y hasta en defensa porque se marcaron en propia puerta. [Narración y estadísticas]

Brotes verdes apuntaba el equipo de Javi Gracia tras su victoria en Valladolid pero, si bien en el juego hay tímidas mejoras, los fríos números desnudan su realidad. Sus 20 puntos son menos de la mitad de los que ha sumado el líder, el Atlético, con dos partidos menos. Solo suma cuatro victorias y no gana en Mestalla desde que el 8 de noviembre goleara al Real Madrid a base de penaltis. Se trata de la peor primera vuelta del equipo desde que las victorias se premian con tres puntos.

A Osasuna el punto tampoco le sirve demasiado. Aunque apriete la parte baja, acumula ya 13 partidos sin ganar. Y de Mestalla salió con la sensación de que el premio pudo ser mayor. El Valencia quiso y tuvo la pelota mientras los navarros, juntos e intensos en la defensa, le apagaban la luz al acercarse al área. Se lió Maxi, se enredó Wass y ni Gayà salió al rescate porque sus centros no encontraban rematadores. El acoso era tan estéril que Arrasate ni se inmutaba. La razón que el siguiente paso del plan salió. Torres lanzó una contra, se apoyó en la aparición de Nacho Vidal en el área, que estrelló a pelota en el cuerpo de Jaume, y el rechazo lo empujó Calleri en el minuto 40 para irse al descanso por delante en el marcador. El escenario no cambió en la segunda parte, aunque sí se acercó más Osasuna. Ajustó Torró un disparo al larguero mientras el Valencia probaba con un latigazo de Maxi desde fuera del área. La entrada de Gameiro. Guedes y Musah pareció dar aliento cuando el americano engatilló la pared picada que le devolvía Maxi y en el intento de despeje Unai sorprendió a Herrera y selló el empate.

Ante el temor de una avalancha, Arrasate buscó pulmón con que aguantar el punto, pero pudo llevarse los tres. Guedes probó con un derechazo, Gayà con un centro que se paseó ante la portería pero Calleri estrelló una pelota en un poste, Manu Sánchez un cabezazo y a Kike Barja lo nubló Jaume en el último suspiro.