Deportes

Elogio de la esquina

Elogio de la esquina

La misma noche en que Miriam Gutiérrez levantaba los brazos por última vez, los bajaba para siempre su compañero de guanteo David Gistau.Fue el pasado 29 de noviembre. Miriam se proclamaba campeona del mundo interina del peso ligero de la WBA y David se desvanecía unas horas antes lejos de allí. Restañadas las heridas de la púgil, Miriam quiso llevarle en varias ocasiones al Clínico San Carlos el cinturón que había ganado. "Es para que despierte", decía. La hicimos desistir. Ella le llamaba El