Deportes

El Villarreal aplaza su pase

El Villarreal aplaza su pase

El Villarreal tuvo que aplazar su clasificación para los dieciseisavos de final de la Liga Europa tras ver cómo el Maccabi le empataba un partido en el que los de Unai Emery se habían adelantado por medio de Álex Baena. El punto, en todo caso, mantiene a los castellonenses en el liderato del grupo y bien posicionados para avanzar a las eliminatorias, para lo que les bastará con sumar un punto más en las dos jornadas que restan.

Álex Baena le ha tomado la medida al Maccabi. El canterano se estrenó como goleador con el primer equipo en el partido del Estadio de la Cerámica ante los israelíes y repitió en Bloomfield para abrir el marcador con una definición de un delantero nato. El gol llegó al filo del descanso, tras una primera parte densa, lenta y con pocas ocasiones. De hecho, fue cuando aceleró el ritmo el equipo de Unai Emery cuando empezó a llegar con más facilidad a la portería de Tenenbaum.

El guardameta brasileño había desbaratado la mejor ocasión de los amarillos en la primera mitad, tras un disparo de Bacca a la media vuelta. El colombiano, en su partido número 50 en la Liga Europa, no marcó pero colaboró en el tanto de Baena enviándole con el exterior un pase medido al corazón del área tras una jugada nacida en una cabalgada de Rubén Peña. Justo antes del descanso puso Bacca otro buen balón para la llegada de Chukwueze, que remató alto.

No necesitaba mucho el Villarreal para doblegar a un Maccabi que dio la sensación de tomarse el partido como un trámite pese a que su técnico, Giorgos Donis, no reservó esta vez algunos jugadores importantes, como sí había hecho en el primer cruce entre ambos. El conjunto israelí apenas aparecía por el área de Rulli y se marchó al descanso sin tirar a portería, sometido por los castellonenses.

El balón era del equipo que lucía en esta ocasión de azul marino, en el que Emery volvió a echar mano de la segunda unidad. Sorprendió, eso sí, la ubicación de Take Kubo, algo más retrasado de lo habitual para encastrarse en la medular formada por Coquelin y Trigueros y dejando a Álex Baena en posiciones más adelantadas. Lo cierto es que el japonés no dio motivos para tener el protagonismo que parece reclamar en liga.

Debió verlo tan fácil el Villarreal que dio la sensación de salir demasiado relajado tras el descanso. Y lo pagó. Aún no habían pasado dos minutos cuando el Maccabi marcó el empate en su primera llegada a la portería de Rulli. No estuvo demasiado fina la defensa amarilla, que permitió que Pesic rematara a placer en el área pequeña tras una dejada de cabeza de Peretz.

Más allá del gol, el conjunto israelí compareció con otro talente en la segunda mitad, más intenso e incisivo, haciendo que el partido no fuera ya tan cómodo para los castellonenses. Los macabeos tuvieron incluso la oportunidad de haber completado la remontada en un mano a mano de Pesic con Rulli, que remató alto ante la salida del argentino tras recibir un balón en profundidad.

A Emery no debía gustarle lo que veía pues gastó cuatro cambios de una tacada mediado el segundo tiempo. Con Parejo en el timón y la movilidad de Gerard y Yeremy Pino en ataque mejoró algo el Villarreal, que volvió a llevar la iniciativa ante un Maccabi que pronto dejó claro que el punto le valía para las cuentas que ha hecho para clasificarse. Cuentas que pudieron irse por el desagüe de no haberse estrellado en el poste un tiro de Gerard desviado por un defensa. O de no haber aparecido Tenenbaum para sacar, ya en el descuento, un cabezazo de Coquelin.