Deportes

El VAR echa humo en el Villamarín: Pellegrini se queja y Zidane aplaude: "Fue justo lo que pitó"

El VAR echa humo en el Villamarín: Pellegrini se queja y Zidane aplaude:

«Tenemos que aprender, porque no siempre vamos a poder remontar», analizó con espíritu crítico Sergio Ramos, autor del gol del triunfo tras un penalti que seguro arrastrará horas de debate en muchas tertulias y en las barras de los bares (que sigan abiertas) en los

próximos días. El VAR funcionó a tope en la segunda parte, visando acciones favorables al Madrid y ajustadas al reglamento, algo que no evitará la resaca polémica. Hasta el siempre templado Carlos Puyol salió a Twitter a denunciar las presuntas ayudas a los blancos, en sorprendente arrebato de sábado noche por parte del que fuera capitán azulgrana. Hoy se dirá que el sistema no debería tener tan fino calibre y el colegiado podrá argumentar que no se inventó las pruebas, que ahí están.

«En caso de duda, siempre a favor del grande», protestó el portero bético, Joel, antes de ver las repeticiones. Su entrenador, Manuel Pellegrini, también tiró por esa vía. «Jugar contra árbitro, el VAR... es difícil. Hoy ha tocado toda la justicia a favor del Real Madrid», dijo en una sutil forma de lamentar el acierto del juez. «Lo que ha pitado es justo», respondió Zinedine Zidane, más preocupado por los vaivenes de su equipo, al que se le nota mucho la falta de rodaje.

De repente, tras un buen comienzo, de dominio y ocasiones, se deshizo ante el alegre Betis. El apagón del centro del campo fue llamativo, con la excusa de los problemas físicos de sus dos timoneles. A Casemiro, Emerson le propinó un pisotón que le dejo cojeando el resto de la noche y Toni Kroos escondió como pudo un problema muscular. Antes del descanso le relevó Luka Modric, justo cuando el cuadro andaluz había dado la vuelta al partido.

Odegaard y Jovic, las dos grandes apuestas del francés en el dibujo inicial, pasaron desapercibidos en un extraño comienzo. La determinación por conseguir los puntos se evaporó ante la buena reacción del Betis.

Sirvió el descanso para que Zidane ajustara líneas y mentes, porque los suyos salieron con mejor brío. El empate llegó de inmediato. No fue doblete de Benzema porque Emerson la empujó a su red, estrella de la cita el brasileño que pertenece al 50% al Barcelona. Las líneas del VAR validaron el 2-2. Y poco después fueron protagonistas otra vez el central del Betis y la máquina de videoarbitraje. Ésta detectó una falta por detrás a Jovic que era roja directa.

No acabaría ahí el trabajo del radar, atento para cazar el penalti del 2-3. Estaban los dos equipos protestando un violento choque entre Carvajal y Tello -cada uno pidiendo la roja ajena- cuando a De Burgos Bengoechea le chivaron desde la sala de control que mejor sería que revisara una acción previa en el área entre Borja Mayoral y Bartra. En la pugna, la pelota termina golpeando en el brazo del defensa, más estirado quizá de lo debido. Llegó el panenka de Sergio Ramos y el fuego habitual en las redes sociales.


  • Ultima hora
  • Traductor español
  • Programación
  • Calendario 2020
  • Horoscopo hoy
  • Peliculas hoy
  • Temas
  • Alavés - Getafe
  • Brighton and Hove Albion - Manchester United
  • Torino - Atalanta
  • 1. FSV Mainz 05 - VfB Stuttgart
  • Real Betis - Real Madrid