Deportes

El Sevilla enerva a la Liga

El Sevilla enerva a la Liga

Banega, Vázquez, Ocampos y De Jong se saltan el protocolo y tienen que pedir perdón ante «unas actitudes inadmisibles» que ponen en riesgo el regreso del fútbol

El sábado, el planeta fútbol se abrazaba después de que el Gobierno confirmara que la Liga podría volver a partir del 8 de junio, una noticia estupenda que avalaba los planes de Javier Tebas, quien siempre tuvo en mente que la competición regresara el viernes 12 (suena también el jueves 11) de ese mismo mes con el monumental derbi entre el Sevilla y el Real Betis. Ayer, sin embargo, saltaron las alarmas por culpa de unas fotos comprometedoras en las que se puede ver a cuatro jugadores del Sevilla (Ocampos, «Mudo» Vázquez, De Jong y Éver Banega) disfrutando de una alegre comida en grupo, unas imágenes que colgó en sus redes la mujer de Banega y que retiró de inmediato.

Se hicieron el sábado y entonces la capital andaluza seguía en la fase 1 de la desescalada, con lo que las reuniones no podían ser de más de diez personas. Al margen de no cumplir con la distancia social que exigen las autoridades sanitarias, pues están todos los comensales bien juntitos, en el encuentro había al menos once personas según se puede apreciar. Obviamente, se trata de un asunto de extrema preocupación en la Liga, muy estricta en su control de que se cumpla a rajatabla el protocolo para garantizar el regreso a la actividad competitiva en la mencionada fecha.

De hecho, Javier Tebas, en su aparición dominical en «#Vamos», lamentó la imprudencia de los sevillistas y denunció «unas actitudes completamente incomprensibles e inadmisibles ya que ponen en riesgo la finalizión de la competición». «La Liga siempre toma medidas, otra cosa es que no las publique. Pero los jugadores se han arrepentido y han hecho un comunicado. Somos ejemplos para la sociedad y estoy convencido de que tienen un sentido de perdón. Hago un llamamiento: no podemos tener estas actitudes, hay que tener mucho cuidado», insistió.

En su afán por retomar la competición, fundamental para todas las partes implicadas que la temporada actual finalice y que las pérdidas económicas no sean tan devastadoras, la patronal estableció unas normas muy estrictas. Se ha visto en las últimas semanas a los futbolistas cumplir con los protocolos, llegando a las instalaciones de turno con la vestimenta oficial, trabajando primero de manera individual y después en grupos de diez como máximo, pasando controles de temperatura...

Sin embargo, esta ilegalidad se ha producido en el ámbito privado y, directamente, aquí lo que se ha hecho ha sido incumplir con las normas que estipula esa fase 1 impuesta por el Gobierno. Además, concurre un dato más también en esta foto para la Liga: en esta última semana, la primera de trabajo colectivo, De Jong no pertenecía al grupo en el que sí están Banega, Ocampos y Mudo Vázquez, otro aspecto a tener en cuenta. Aparte, el protocolo gestado por la Liga sugiere a los jugadores no salir de su domicilio para otra cosa que no sea entrenar.

La plantilla rojiblanca se entrenó el sábado por la mañana y ayer tuvo jornada de descanso, aunque fue un día de muchas llamadas una vez salieron a la luz las fotos de la discordia. Ante el revuelo, y ya bien entrada la tarde, los jugadores implicados pidieron perdón por su indisciplina. «Quiero pedir disculpas por lo acontecido en el día de ayer. Fue una reunión familiar y de compañeros, pero inconscientemente no estuvimos acertados. Por ello quiero pedir perdón a nuestro club, a nuestros aficionados y a nuestra sociedad en general. No se volverá a repetir. Solo queremos volver a jugar cuanto antes». Más o menos iguales eran las palabras de Ocampos y del resto.

Fuentes del Sevilla consultadas por ABC explicaron que habían hablado con los futbolistas y les habían trasladado su malestar, aunque, de momento, no estudiaban imponer ningún castigo.