Deportes

El reloj de los Juegos aprieta a los veteranos españoles

El reloj de los Juegos aprieta a los veteranos españoles

Se ha dado cuatro semanas el Comité Olímpico Internacional (COI) para reponer las fechas de los Juegos Olímpicos de Tokio, los primeros que se aplazan en la historia al margen de los no celebrados por las guerras mundiales (1916, 1940 y 1944). Y en la disyuntiva de encajar todos los elementos que confluyen en una decisión así (deportistas, patrocinadores, derechos de televisión, logística), también se plantean incertidumbres para los atletas españoles más veteranos que habían colocado su periscopio en Tokio como, probablemente, su última participación olímpica. Si los Juegos se retrasan al verano 2021, el panorama cambiará para algunos. Pau Gasol (39 años), Alejandro Valverde (39), Jesús Ángel García Bragado (50), Javier Gómez Noya (36) o Teresa Portela (37).

Pau Gasol lleva un año sin jugar al baloncesto y su ficha no pertenece a ningún equipo de la NBA. A los 39 años trata de recuperarse de la lesión por estrés en su pie izquierdo que lo ha llevado dos veces al quirófano durante 2019. Uno de sus penúltimos pensamientos consistía en sanar para acudir a los Juegos Olímpicos de Tokio con la selección española, su auténtico equipo.

Dos operaciones

En la NBA desde 2001 (Memphis), el mejor jugador de la historia del baloncesto español quería focalizar sus esfuerzos en Tokio 2020 después de haberlo conseguido todo en la liga americana. Dos veces campeón de la NBA (Lakers) y uno de los mejores anotadores en la historia de la competición (puesto 37), el barcelonés ha sido campeón del mundo y varias veces campeón de Europa con la selección de los juniors de oro. Le falta el título olímpico (ha sido dos veces plata, en Pekín 2008 y Londres 2012) en su apabullante palmarés.

Gasol mantiene la esperanza de volver a jugar al baloncesto, de vestir otra vez la camiseta roja de la selección, pero el reloj de los Juegos se le ha echado encima. Depende de los plazos que maneje el COI para la reubicación de Tokio 2020 y, sobre todo, del diagnóstico que emitan los médicos, el español podrá cumplir el sueño o anunciar la retirada.

Alejandro Valverde está encerrado en su chalet de Murcia, sin margen para abandonar el retiro y entrenar al aire libre, como solicitó la Asociación de Ciclistas Profesionales (ACP). Valverde hace rodillo, consume calorías en la bici estática, entrena tres veces al día y participa en clases virtuales con sus seguidores a través de las plataformas de Movistar. El 25 de abril cumplirá 40 años. Tokio era su objetivo clave del curso.

«Ganar el oro en mis quintos Juegos Olímpicos sería la leche», confesó hace poco en una sintonía que lleva repitiendo en cada comparecencia pública. Su programación del año buscaba el mejor rendimiento en verano, Tour, Juegos y Vuelta, sobre todo Juegos en el caso de Valverde, a quien el duro circuito nipón le inspiraba tanto como Innsbruck, la ciudad en la que conquistó el maillot arco iris de campeón del mundo. Valverde, inoxidable, tiene contrato con Movistar hasta los 41 años, diciembre de 2021.

Chuso García Bragado perseguía un tope único en Tokio. Concursar en sus octavos Juegos Olímpicos, incombustible el marchador desde Barcelona 92. «Aunque nadie se lo crea, después de los Juegos de Tokio me retiro», dijo el atleta después de conseguir su plaza olímpica en el Mundial de Doha. El aplazamiento mueve a la duda en el atleta de 50 años.

La piragüista Teresa Portela (37 años) iba a redondear una cifra mágica en la capital de Japón. Seis ediciones de los Juegos, la primera española. Dos veces campeona del mundo y siete de Europa, la gallega parece convencida de cumplir con su sexta cita sean los Juegos cuando sean.

En parecida tesitura está el triatleta Javier Gómez Noya, campeón de todo y plata olímpica. El fondista gallego cumple el miércoles 37 años, aunque en su caso no parece tan apremiado como Gasol, Valverde o Bragado.

============C24 Tit BD 32 (148721653)============

El reloj aprieta a los veteranos