Deportes

El palmarés de «El Pelusa»: gloria con Argentina y en Nápoles

El palmarés de «El Pelusa»: gloria con Argentina y en Nápoles

El delantero militó además de en el equipo italiano en Argentinos, Boca Juniors, Barcelona, Sevilla y Newell's Old Boys

Diego Armano Maradona, fallecido esta tarde a los 60 años, debutó en la Primera División argentina con tan solo 16 años un 20 de octubre de 1876, de la mano de Argentinos. Menos de un mes después ya había marcado su primer gol con el equipo de Buenos Aires, mientras Menotti, seleccionador nacional por aquel entonces, ya le empezaba a convocar para la albiceleste. Pese a que no ganó ningún título en su primera aventura como profesional, su paso por el equipos de la capital fue la puerta de la que surgiría la leyenda, uno de los mejores jugadores de la historia.

En 1981 ficha por el Boca Juniors, club más emblemático de Argentina junto con el River Plate. Llegar y besar el santo, porque allí ganó el campeonato nacional, único título en su país de origen. Como premio, acudió al mundial de España de 1982, país en el que se quedó.

Apareció el Barcelona, que pagó 1.200 millones de pesetas por el argentino. Allí disputó dos temporadas, marcadas por la lesiones, como laprovocada por el central del Athletic de Bilbao Goikoetxea, que le partió la pierna, pero donde dejó goles antológicos y ganó dos Copas del Rey (1982 y 1983) y una Supercopa. Sin embargo, el mejor Maradona llegaría en otro país mediterráneo, concretamente en Italia.

Mitificación en Nápoles

Su llegada al Nápoles en 1984 fue el primer paso hacia la gloria, para el jugador y para el equipos, porque allí alcanzó un estatus nunca antes visto para un futbolista, donde se cuestionaba si realmente era humano. La mitificación de Maradona le hizo ser el líder en las dos ligas que ganó el equipo, una en el 87 y otra en el 90, además de una copa y una supercopa. Esta etapa de su carrera futbolística fue culmiada con la consecución del Mundial de México en 1986.

En 1992 vuelve a España y ficha por el Sevilla, de la mano de Salvador Bilardo, técnico que había dirigido a Argentina en el Mundial de 1986. En el equipo andaluz se resintió de algunos problemas físicos y solo disputó una temporada antes de volver a Argentina, donde vivió su última aventura en Newell's Old Boys. Llegó en 1993, ya mitigado, y tuvo varios problemas extradeportivos, además de ser sancionado por dopaje en el Mundial de Estados Unidos un año después, por el que es sancionado con 15 meses fuera de los terrenos de juego. Finalmente se retira de manera definitiva el 30 de octubre de 1997, día en el que cumple 37 años, con 259 goles en 491 partidos y como uno de los grandes de este deporte.

Ver los comentarios