Deportes

El gran interrogante en la pizarra de Zidane

El gran interrogante en la pizarra de Zidane

El técnico francés tiene presumiblemente resuelto, salvo salidas imprevistas, el once titular salvo por una posición a la que optan varios futbolistas de condición incierta en el equipo

Completada ya la fase de pretemporada que el Real Madrid tenía previsto realizar en Montreal, el tramo más físico de la misma, el conjunto blanco pone ya rumbo a Houston, donde disputará la madrugada del sábado 20 al domingo 21 su primer partido amistoso. Toca, por tanto, empezar situar las piezas sobre el tablero.

La tarea no parece excesivamente complicada de no ser por una posición concreta: la que ocupará el delantero que juegue por la banda derecha. La portería tiene en Courtois un dueño inamovible, resuelto por fin el lío con la intervención del club para apostar por el belga con vistas al medio plazo (27 años por los 32 de Keylor Navas).

Los casi 100 millones de euros que el club ha invertido en dos defensas, Militao (50) y Mendy (48), no parecen destinados a alterar la línea de guardia que dominó con puño de hierro durante la Champions que el equipo, durante la primera etapa de Zidane, levantó en Cardiff frente al Liverpool. Carvajal, Varane, Ramos y Marcelo parten con ventaja sobre sus competidores.

Casemiro, Kroos y Modric, el trío de centrocampistas que no hace tanto era la envidia del continente, tiene todas las papeletas para cerrar la puerta a la emergencia de Valverde o el virtuosismo de Ceballos, siempre y cuando el utrerano siga en la disciplina blanca. Todo, eso sí, sujeto al fichaje que podría provocar un terremoto en el Santiago Bernabéu, Paul Pogba.

Dos plazas son indiscutibles en el frente de ataque. Hazard, contratación estelar de este verano en marcha, tendrá total libertad para moverse desde la banda izquierda. La delantera, por más que se hayan pagado 60 millones por un valor al alza como Jovic, tiene el nombre de Benzema. La gran duda surje a su derecha, pues no está nada claro a quién verá el francés por el rabillo del ojo.

El buen hacer de Vinicius en la segunda mitad de la temporada pasada, unido a las probaturas que Zidane mostró en el partidillo que el Madrid jugó frente a los medios en Canadá, invitan a pensar que puede ser el brasileño quien cambie de orilla para amoldarse a las posibilidades de jugar que se le abren en el actual plantel.

Otra opción que no parece remota es la de Asensio, muy del gusto del técnico galo y que ya rindió a buen nivel cuando pudo desempeñarse a pierna cambiada. Otro zurdo que por dimensión debería ser el propietario del carril diestro es Bale, pero su situación en la casa blanca, un lío a medio camino entre su salida y su voluntad de seguir instalado en Madrid, con el aderezo de la negativa de Zidane a incluirlo en sus planes, hacen de su caso un puzle al que todavía le faltan piezas. Lucas Vázquez, cercano al entrenador pero con el cartel de transferible a medio colgar, es el extremo derecho más puro de los cuatro.

Y aunque en su perfil la posición no encaje del todo, jugadores como Isco, Brahim o Rodrygo podrían tener un sitio aprovechando la plaza libre en la delantera. Incluso Jovic, con un encaje en el que Benzema podría caer al costado para facilitarle la inclusión en el once, podría meter la cabeza si nadie hiciese suya la banda derecha.