Deportes

LaLiga denuncia los cánticos racistas a Iñaki Williams y el Espanyol identifica a los 12 responsables

LaLiga denuncia los cánticos racistas a Iñaki Williams y el Espanyol identifica a los 12 responsables

LaLiga remitió este lunes un escrito de denuncia al Comité de Competición de la RFEF y a la Comisión Antiviolencia por los cánticos racistas que recibió el jugador del Athletic Iñaki Williams durante el partido que disputó su equipo en el estadio del Espanyol.

El organismo presidido por Javier Tebas recordó en su denuncia que en el minuto 69 del encuentro, cuando Iñaki Williams fue sustituido y se retiraba del terreno de juego por el fondo más cercano a su ubicación, varios aficionados locales desde el Graderio Gol Cornellà, "sin poder determinar el número", "entonaron" durante unos 10 segundos y cuando el jugador pasaba ante ellos el grito "UH, UH, UH, UH". Además, recuerda que esa onomatopeya imita el sonido emitido por los monos y que es "notoriamente" utilizada para referirse "indecorosamente y con ánimo racista" y de menoscabar la integridad de su receptor "a las personas de raza negra".

LaLiga también resalta que el Espanyol emitió un comunicado en sus redes sociales y en su página web oficial condenando "tajantemente" y de manera "explícita" cualquier muestra de racismo a la vez que informaba de que estaban investigando los incidentes. También añade que fue un hecho "aislado" y que el resto de los seguidores locales presentes en el estadio mantuvieron un "adecuado comportamiento" durante todo el partido y recordó las medidas de prevención de la violencia que tomó el club catalán.

Identificados

También este lunes, el Espanyol ha identificado a los 12 aficionados, nueve de ellos socios blanquiazules, responsables de los insultos y ha anunciado que tomará las "medidas oportunas" contra ellos, que pueden ir desde su "suspensión" como abonados a su "expulsión" de cualquier actividad del club. "Una vez realizado el pertinente y exhaustivo análisis de las imágenes de vídeo de los hechos acontecidos el pasado sábado, en los que se profirieron gritos de carácter racista al jugador Iñaki Williams, el RCD Espanyol de Barcelona ha determinado la implicación de 12 individuos en los sectores 107 y 108, todos ellos ubicados fuera del espacio que ocupa de la Grada de Animación", señala el comunicado del club perico.

Además, confirma que nueve de ellos "son socios", mientras que los otros tres "son compradores ocasionales de entradas". "El club elevará este completo informe al Comité de Disciplina Social para determinar las medidas oportunas recogidas en el Reglamento de Disciplina Interno del club, y que pueden acarrear la suspensión de los carnets de abonado y de socio y la expulsión de toda actividad que realice la entidad blanquiazul", informó.

Además, la entidad blanquiazul aseguró que ha trasladado su informe a los órganos policiales que elaboran las diligencias para que "depuren las posibles responsabilidades penales". "El RCD Espanyol de Barcelona reitera, una vez más, su enérgica condena ante cualquier muestra de carácter racista y violento. Nuestra entidad, en sus 119 años de historia, siempre ha abogado por valores estrictamente deportivos como el respeto por el rival, el trabajo y el sacrifico, por encima de cualquier resultado", concluyó.

"He sufrido insultos racistas"

El pasado sábado, Iñaki Williams desveló que había recibido insultos racistas por parte de la grada del RCDE Stadium durante el partido que el Athletic disputó ante el Espanyol (1-1)". "Me voy un poco triste por el empate y sobre todo porque he sufrido insultos racistas. Es algo que ningún jugador de raza negra o de cualquier raza quiere escuchar, que está totalmente fuera de lugar", señaló el jugador.

Williams, hijo de padres ghaneses, fue sustituido por Raúl García en el minuto 69 del duelo en Cornellà-El Prat; fue en ese momento cuando escuchó los insultos racistas, y le pidió a su compañero Iker Muniain que se lo comunicase al colegiado murciano José María Sánchez Martínez. Sin embargo, el partido continuó.

El único partido suspendido por insultos en la liga española ha sido el Rayo Vallecano-Albacete de la jornada 20 de la presente temporada en la LaLiga SmartBank, cuando el árbitro José Antonio López Toca decidió que no se jugase la segunda parte en Vallecas por los cánticos de "puto nazi" al jugador ucraniano del equipo visitante Roman Zozulia.