Deportes

El circuito de Qatar sin MotoGP: cajas por recoger en los garajes y miedo a la cancelación de Austin

El circuito de Qatar sin MotoGP: cajas por recoger en los garajes y miedo a la cancelación de Austin

Las puertas del circuito de Losail, una instalación en medio del desierto de Qatar, son la mejor representación de la parálisis en la que se encuentra el Mundial de MotoGP. Este lunes deberían recibir a centenares de trabajadores para los preparativos de la carrera del domingo, la primera carrera del año, pero están cerradas y así seguirán hasta el miércoles. No habrá prueba de MotoGP por la crisis del coronavirus y, aunque sí correrán en Moto2 y Moto3, la cancelación ha dejado un escenario extraño en el paddock y, sobre todo, un creciente miedo. Sin Qatar y, después de la suspensión de la segunda carrera, en Tailandia, hasta finales de año, el campeonato debería empezar el 5 de abril en Estados Unidos, pero nadie se atreve a confirmarlo.

"En los últimos test de pretemporada en Losail [realizados del 22 al 24 de febrero], los equipos de MotoGP dejaron todo su material en sus cajas y ahora están aquí, a la espera de que alguien venga a recogerlo. El lío logístico es importante, porque no pueden venir a por ello trabajadores italianos, quizá también tengan problemas los japoneses, y es difícil saber a dónde regresarlo", explica desde Qatar este lunes Lou Acedo, responsable de prensa del Estrella Galicia 0,0, que aportaba cierta tranquilidad. A su llegada al aeropuerto de Doha el pasado miércoles para los test de Moto2 y Moto3 -por eso los equipos de esas categorías ya estaban allí-, sólo tuvo que cruzar un escáner térmico y ni en el circuito ni en el hotel hay medidas extraordinarias para controlar el virus. Los italianos y japoneses sí pasaron análisis más exhaustivos a su llegada a Qatar, pero hasta el domingo 1 no se les obligaba a la cuarentena de 14 días que al final provocó la anulación de la carrera de MotoGP.

Todos los actores del Mundial aseguran que la empresa organizadora, Dorna, les ha informado en todo momento de la situación, aunque la decisión de Qatar de restringir los movimientos de los viajeros llegados de Italia les obligó a tomar una decisión repentina. El viernes pasado, los equipos recibieron un correo confirmando la celebración de las carreras de Qatar y Tailandia: el domingo la primera estaba cancelada y la segunda pospuesta. "Ha habido información, pero es una crisis que va creciendo, es difícil gestionarlo todo. El fin de semana, durante las carreras de Moto2 y Moto3, por ejemplo, han habilitado una sala en el circuito por si alguien se encuentra mal, allí esperará a los resultados y nos han pasado un protocolo para saber qué hacer en todo momento", apunta Patricia Pacheco, telemétrica del equipo SIC58 de Moto3 que celebra que, pese a la crisis, de momento nadie relacionado con el Mundial ha dado positivo por coronavirus.

Y ese es el gran argumento al que se aferra ahora la organización para intentar mantener un calendario más o menos amplio esta temporada. Sin infectados por el coronavirus dentro del paddock, no se contempla la anulación directa de más carreras, aunque las decisiones políticas pueden volver a obligar a cambiar los planes. Si el Gobierno de Estados Unidos amplía sus restricciones de viajes a los ciudadanos procedentes de Italia o Japón se complicaría la disputa de la prueba en Austin y, como ha pasado con Qatar y Tailandia, ésta podría crear un efecto dominó con Argentina. Algunas voces dentro del Mundial ya consideraban, yendo más allá, la posibilidad de un inicio en Jerez, el 3 de mayo, y una temporada reducida sin pruebas como las programadas en Mugello o Misano.