Deportes

¿Dónde puede sacar ventaja el Madrid en el Camp Nou?

¿Dónde puede sacar ventaja el Madrid en el Camp Nou?

¿Dónde puede sacar ventaja el Madrid en el Camp Nou? La pregunta sólo tiene una respuesta posible: en el centro del campo. Parece un contrasentido cuando el rival es el Barcelona, pero los tiempos han cambiado mucho desde que el equipo azulgrana era el paraíso del centrocampismo. En ese lugar resiste un último mohicano, Busquets, aunque con demasiados partidos otoñales, acompañado de un De Jong que no ha alcanzado todavía la primavera como azulgrana. El Madrid, en cambio, reúne en esa línea a

lo mejor de su jerarquía, experiencia y juventud, con
Modric, Kross, Casemiro y Valverde
.
Odegaard
se encuentra lesionado e
Isco
parace estar en otra parte, pero, pese a ello, el balance es favorable al Madrid. En las áreas, en cambio, puede perder por KO, y más sin un
Sergio Ramos
en plenitud.Las derrotas frente al Cádiz y el Shakhtar han hecho estallar cualquier hoja de ruta diseñada hasta ahora, por lo que tras semejante 'shock' es difícil saber qué solución buscará
Zidane
. Nada funcionó en esos partidos, nada salvo
Courtois
, que no es poco ante un clásico. Todavía sin
Ter Stegen
, ahí gana el Madrid, pero un portero evita, no provoca.El clásico de la temporada pasada en el mismo escenario puede ofrecer una pauta, ya que el Madrid invirtió los pronósticos gracias al dominio que partió de su centro del campo, con un hombre más que el rival. El Barcelona alineó a
Sergi Roberto, Rakitic
y De Jong en el marco de un 4-3-3. Zidane, en cambio, optó por un 4-4-2, con Casemiro, Kroos, Valverde e Isco. Modric sustituyó al uruguayo en la segunda mitad.Los blancos consiguieron igualar prácticamente la posesión del balón, con un 47,7% frente a un 52,3%, algo poco habitual en el Camp Nou, a pesar del progresivo cambio experimentado por el equipo azulgrana desde la era
Luis Enrique
. Sin embargo, el partido se jugó en terreno azulgrana el 60% del tiempo, hecho que permitió al Madrid atacar más y mejor, con 32 balones al área por ocho de los barcelonistas, el doble de disparos a puerta (11 frente a cinco) y más saques de esquina. Le faltó, no obstante, la definición, un mal endémico en el Madrid d. C., después de
Cristiano
.El Barcelona de
Koeman
pasa rápidamente por el centro del campo, a partir de un 4-2-3-1 que, en realidad, es un 4-2-4. Más que construir, transita para conectar con las piezas de un ataque en permanente movimiento y mortal a la contra. La única pieza fija es
Messi
, no así
Griezmann
, la gran duda.
Luis Suárez
era una amenaza por su pegada descomunal, pero también una referencia clara para la defensa rival. Ahora no existe. Bueno y malo.Donde el holandés tiene un problema de descarte, por el buen momento de
Coutinho y Ansu Fat
i o las burbujas que aporta
Trincao
, Zidane se enfrenta a un problema de elección, ya que salvo
Benzema
, ninguno de los jóvenes se ha abierto paso a portazos.
Vinicius
amaga,
Rodrygo
languidece,
Jovic
no sabe, no contesta, y
Asensio
parece deprimido. Mejor, pues, para el Madrid salir de su área y pisar la contraria con los mejores, que están todos en el mismo lugar.