Deportes

Dentellada de Mikel Landa en el Giro

Dentellada de Mikel Landa en el Giro

El vitoriano recupera 1min 30 seg a Roglic y Nibali en un sensacional ataque y elimina a Yates y Supermán. Triunfo de Zakarin

El Giro eleva su dimensión, crece el desnivel de los puertos, llegan las carreteras a las nieves y asoman los grandes nombres. En Ceresole Reale, junto a un lago artificial llamado Serrú, cima inédita para el ciclismo, compareció Mikel Landa en versión estratosférica. El vitoriano provocó un destrozo en el Giro, formidable la dentellada que ha descompuesto la cara de la clasificación general en 15 kilómetros soberbios que reconcilian al público con este ciclista irregular cuya elegancia es única en las montañas. El ataque le integra de nuevo en la carretera que tenía medio perdido. Obtuvo un minuto y medio sobre Roglic y Nibali en una cabalgada coral del Movistar, descosió a Simon Yates (más de tres minutos de pérdida) y alejó a Supermán López, herido en una avería. El tártaro Ilnur Zakarin venció en el lago, magnífica la etapa desde cualquier punto de vista.

[ Consulte aquí las clasificaciones del Giro]

El día viene expectante en el Giro. La gracia de la carrera coloca como segunda categoría a un puerto (el Llano de los Lobos) que parece el Mortirolo. Por allí transita un fuga voluminosa, 27 corredores, dos del Movistar.

Roglic se ha quedado de nuevo sin equipo, no ofrece garantías ese Jumbo desprovisto de nombres potentes que compromete la candidatura del esloveno. El Movistar está pletórico de ánimo y fuerzas y Landa se anima valiente a 15 kilómetros de la meta, la cuesta del Lago Serrú ya con imponentes desniveles.

No es un derrote virulento del alavés sino una aceleración progresiva, confiada en ese cuerpo pequeño que se mueve ágil y rápido en las rampas. Landa ataca y se cobra pieza. Se queda Yates. La estrategia del Movistar funciona: el alavés atrapa a su compañero Héctor Carretero, que lo lleva por el falso. También a Andrey Amador, otro gregario excelso de gran zancada. Landa vuela ante la inacción de Roglic, que posee cuatro minutos de renta, y la intervención del Bahrain con Pozzovivo en favor de Nibali.

Carretero y Amador no pueden más, y Landa se lanza libre y solo a una captura general que engulle a tantos escapados. La bici de Supermán López se atasca en el peor momento. Roglic y Nibali se quedan solos, enfrascados en una pugna a dúo que no resuelven porque llegan juntos a meta.

Landa avanza desatado, impulsado por ese golpe de pedal que demostró en 2015 cuando desafió a Contador en las montañas. En 45 minutos de subida se ha metido en carrera de nuevo. Logra 1:34 sobre Roglic y Nibali, 2:58 sobre López y 3:32 frente a un desfallecido Yates. Con toda la montaña por delante, el vitoriano puede soñar, ya que ahora ha avanzado a la octava posición, a 2:43 del líder virtual del Giro, el esloveno Primoz Roglic.