Deportes

Carlos Sainz consigue el primer podio de su vida tras una sanción Hamilton

Carlos Sainz consigue el primer podio de su vida tras una sanción Hamilton

El primer podio de Carlos Sainz se concretó, sin champán y sin himnos, más de dos horas y media después de ver la bandera a cuadros en Interlagos. El comunicado de la FIA, con la clasificación oficial del GP de Brasil, esparcía la euforia por el 'hospitality' de McLaren, donde el español desataba finalmente su ovillo de nervios. "Ha habido que esperar mucho, más de lo que me gustaría. En este año de plena remontada de McLaren, hoy también fue una gran remontada mía", valoró Sainz, que había partido último en la parrilla.

Desde el GP de Hungría de 2014, con Fernando Alonso, ningún español subía al podio. "Es el número 100 para mi país y el primero para mí. Qué angustia. Me he puesto muy nervioso", admitió Sainz, antes de lanzar una confesión. "Mis padres me han pedido que cambie el billete para Londres y que viaje directo a Madrid. Me van a matar cuando les diga que no voy a verles, pero toca seguir apretando en la fábrica", finalizó. Un feliz desenlace para una espera tan interminable que hasta pudo dividirse en fascículos.

A las 19:43 hora española, Sainz cruzó en cuarta posición la meta del Autódromo Jose Carlos Pace, justo a la estela de Lewis Hamilton. Sin embargo, el hexacampeón había provocado un accidente a dos vueltas del final que había dejado fuera de combate a Alexander Albon. Los comisarios ordenaron una investigación, por lo que el líder de Mercedes pudo festejar desde el tercer escalón del podio.

Aún con la espuma de las burbujas sobre el mono, Hamilton acudió a la rueda de prensa con gesto de contrición. "Acepto el castigo que puedan imponer. Es cierto que podía haber esperado", reveló el británico sobre su toque con el joven piloto de Red Bull. A las 20:25 horas, la clasificación provisional de la FIA aún le daba como tercer clasificado, justo por delante de Sainz. A las 20:49, el comunicado de los comisarios -Tim Mayer, Jose Abed, Emanuele Pirro y Max Wilson- oficializaba la sanción de cinco segundos a Hamilton. Pese a las apariencias, en McLaren aún no podían celebrar nada.

Una investigación paralela, por el presunto uso del DRS bajo banderas amarillas, enmarañaba aún más el asunto. Desde Andreas Seidl, jefe supremo, hasta el último mecánico, nadie acertaba a sentarse en el pabellón de McLaren. El último podio para la gente de Woking databa del GP de Australia de 2014, con Kevin Magnussen y Jenson Button, segundo y tercero.

"No gana ventaja y en principio no deberían penalizarle. Existen precedentes sobre este tema y en ningún caso recibieron castigo", adelantaba Carlos Oñoro, representante de Sainz, en los micrófonos de Movistar F1. Uno de los pocos que mantenía el temple en ese clima de risitas y cuchicheos. Al frente de las pesquisas, con otros cinco coches bajo la lupa, se encontraba Michael Masi, el director de carrera. Otra ardua tarea para este italiano, que sigue sin hacer olvidar a Charlie Whiting. Al menos en esta ocasión, su veredicto hizo feliz al automovilismo español.