Deportes

Carapaz ofrece el primer triunfo al Movistar

Carapaz ofrece el primer triunfo al Movistar

El ecuatoriano se impone en un final loco. Una caída partió al pelotón y arruinó a Dumoulin, que llegó herido a cuatro minutos

El ciclismo es a veces como un embudo. Un cuello de botella, anchísimo, que conduce hacia un final angosto y estrecho. Esto sucedió en la cuarta etapa de un Giro que avanza hacia los puntos calientes, pero que deja huellas cada día en cada meta. 235 kilómetros sin mucha sustancia se redujeron a un estropicio total en los últimos cinco. Una caída precipitó un final alocado, el pelotón roto, el favorito holandés Dumoulin ensangrentado y herido con la rodilla maltrecha, y una victoria consistente del Movistar. El autor no fue Mikel Landa, que perdió 44 segundos más en los cortes y ya está dos minutos del Roglic, sino el ecuatoriano Richard Carapaz, que está pletórico según mostró en la Vuelta a Asturias.

En esos últimos cinco kilómetros el pelotón se abrió como una sandía en pedazos. Un ciclista del Ineos provocó una montonera en las primeras posiciones y hubo movimientos sísmicos a un lado y otro. Destrozado el grupo, cada cual llegó como pudo a una meta en ligero ascenso.

El peor parado fue Tom Dumoulin, vencedor del Giro en 2017, segundo en 2018, cuya brecha en la rodilla augura un mal pronóstico porque el holandés apenas si pudo arrastrarse hasta la meta acompañado por sus gregarios, igualmente dolientes, del Sunweb. Yates, Nibali y «Supermán» López cedieron 18 segundos.

Quedó reducido el grupo de cabeza a una veintena de hombres, con el líder Roglic bien atento y el ecuatoriano Carapaz más vivo aún. «En la distancia corta no tenía nada que hacer, así que he saltado largo», analizó. Un derrote potente a 600 metros le dio la primera victoria en el Giro al Movistar, un grupo que recupera el ánimo con este éxito.