Deportes

Bottas gana en Suzuka con Sainz más cerca que nunca de la élite

Bottas gana en Suzuka con Sainz más cerca que nunca de la élite

Pasó el tifón Hagibis y Suzuka y la Fórmula 1 recuperaron la normalidad. En una jornada caragadísima, con clasificación y carrera concentradas en apenas cinco horas, Mercedes sumó una victoria más gracias a Valtteri Bottas, la tercera del año para él. Vettel, segundo, evitó el doblete de las flechas de plata tras una preciosa batalla en las últimas vueltas con Hamilton, mientras que Carlos Sainz brilló con fuerza en Japón. Acabó quinto, pegado al Red Bull de Albon y conteniendo a Leclerc. Cada vez más líder de la clase media, su acercamiento a la élite se mantiene a pasos agigantados.

Ferrari no pudo hacer bueno su doblete en la qualy por sendos errores de sus pilotos. Vettel, autor de la pole, falló antes incluso de que el semáforo se pusiera verde. Tuvo que frenar en la salida para evitar ser penalizado, y fue adelantado por Bottas. Leclerc, por su parte, tampoco salió bien y en la primera curva se tocó con Verstappen. Mandó fuera al holandés y dañó seriamente su coche. Un trozo enganchado en el ala delantera del Ferrari llegó a desprenderse y se hizo pedazos, desintegrando uno de los retrovisores de Hamilton.

Bottas, el más consistente en Suzuka, no vio peligrar su victoria una vez se encontró con la cabeza. El finlandés solo tuvo miedo de una posible jugarreta de su equipo para beneficiar a Hamilton que, por suerte para él, no se produjo. El líder del Mundial quiso jugar sus bazas intentando ir a una sola parada, pero los neumáticos no se lo permitieron.

Cuando Hamilton vio que sus neumáticos medios no aguantarían hasta el final decidió parar y asaltar la segunda plaza de Vettel en la pista. Faltaban diez vueltas para el final, y el inglés se empleó a fondo para dar caza al Ferrari. Esa parte fue fácil, pero después se vio sin la velocidad suficiente para adelantar. Vettel demostró talento para contenerle.

Y al margen de los Mercedes y los Ferrari, el coche del día fue el McLaren de Sainz. El español arriesgó en la salida, donde llegó a tocarse con Hamilton, y se situó en una quinta posición que supo mantener hasta el final. A él sí le funcionó la estrategia de ir a una parada, y aunque no pudo hacer mucho ante el Red Bull de Albon, cuarto con ocho segundos de ventaja sobre el español en la bandera a cuadros, sí resistió la acometida final de Leclerc. El monegasco, perdidas sus opciones de podio y obligado a parar temprano para cambiar el ala delantera, se divirtió de lo lindo durante la carrera adelantando coches sin doquier. Rapidísimo, sus ruedas dijeron basta justo cuando se disponía a atacar la quinta plaza de Sainz.

Esta quinta plaza, la misma que en Alemania y Hungría, marca de momento el techo de un Sainz que cada vez está más cerca de su primer podio. En el Mundial ya es sexto, adelantando a Gasly. El otro Mundial ya es suyo.