Deportes

Bartomeu decide seguir y aplaza la moción de censura

Bartomeu decide seguir y aplaza la moción de censura

El presidente esperará a la reunión del Procicat, que se producirá el miércoles, para tomar una decisión definitiva

Josep Maria Bartomeu sigue siendo, de momento, el presidente del Barcelona a pesar de que durante la reunión de este mediodía se ha valorado la posibilidad de dimitir. El empresario ha decidido continuar en el cargo junto al resto de su directiva tras la reunión extraordinaria mantenida este lunes. Tras soportar el acoso y derribo del entorno y la presión de varios de sus compañeros, se ha mantenido firme. A pesar de ello, el dirigente, que no quiere poner en riesgo la salud de la masa social azulgrana que vaya a votar en la moción de censura, ha pospuesto cualquier decisión hasta este próximo miércoles, momento en el que se reunirá el Procicat y tomará una decisión sobre la viabilidad del voto de censura.

Bartomeu, que estaba convencido de poder superar el voto de censura, tenía decidido marcharse si la Generalitat daba luz verde a la convocatoria de la moción. Para el mandatario pesaba más la responsabilidad de impedir que en tiempos de pandemia se concentrara un buen número de gente ante las urnas con el posible riesgo de contagio que su mandato. Este es el motivo, aseguran desde el club, por el que se ha tratado hasta el último momento de aplazar la votación, que debería convocarse, según los estatutos, como muy tarde el próximo domingo.

El contexto actual, marcado por el estado de alarma decretado hasta principios de mayo, ha sido la base del debate durante la reunión directiva de hoy. Hay que recordar que la Generalitat le comunicó el viernes al club catalán que no había ningún impedimento para poder celebrar la moción de censura el 1 y 2 de noviembre, a pesar de la petición del Barcelona de aplazarlo dos semanas para poder organizar una descentralización que permitiera el voto en toda Cataluña y cumplir, de esta manera, con todas las medidas sanitarias.

Ayer insistió ante el endurecimiento de las medidas restrictivas para contener la pandemia presentando el protocolo que les obligaría a celebrar el voto en el Camp Nou. Gerard Figueras, Secretari General de l’Esport, reiteró ayer que, pese a las nuevas restricciones, el voto de censura se podía realizar.

Bartomeu y sus directivos consideraron imprudente llamar a las urnas a sus socios atendiendo al aumento de contagios que se están produciendo en Cataluña, al hecho que ya hay unas elecciones convocadas para marzo y al coste económico que puede suponer para la entidad. La directiva antepone la salud a su continuidad. Bartomeu hizo un último intento anoche al enviar una carta al vicepresidente de la Generalitat con funciones de presidente, Pere Aragonés, para solicitar la anulación del voto de censura.

«Una vez declarado el estado de alarma y anunciadas las nuevas restricciones de movilidad en Cataluña, el Club remite un escrito al Govern de la Generalitat, que se pronuncie sobre si se siguen dando las condiciones legales y sanitarias para celebrar el voto de censura los próximos 1 y 2 de noviembre. El club ha adjuntado el nuevo protocolo con sede única en el Camp Nou, dado que el Club no ha dispuesto de los 15 días necesarios para organizar una votación descentralizada», resume el escrito que ha desvelado RAC1. El Barcelona ha mandado esta carta con copia a los departamentos de Salut, Interior y el Procicat, esperando una respuesta antes de la celebración de la reunión directiva. Esta no ha llegado a tiempo porque el último organismo en cuestión no se reunirá hasta este miércoles, momento en el que Bartomeu y sus directivos decidirán qué hacer.

Ver los comentarios