Deportes

Bale y James, los imposibles de Zidane

Bale y James, los imposibles de Zidane

Ahora que todo son sonrisas en el Real Madrid, con la Supercopa aún reluciente y las expectativas por todo lo alto en la pelea por la Liga ante el Barcelona y el cruce europeo frente al Manchester City, resultan más llamativos los lunares que a Zidane se le resisten. Después de revitalizar a gente que parecía perdida para la causa como Marcelo o Isco, el técnico no encuentra el camino para hacer lo propio con dos de los mejores botines de su plantilla.

Bale y James se quedaron ayer, viernes, fuera de la convocatoria de Zidane para el partido contra el Sevilla de Julen y Lopetegui. También le pasó a Ramos, aunque en el caso del camero los motivos son bien distintos, necesitado de descanso ante las semanas difíciles que se aproximan.

El asunto gana alarmismo si se atiende a que Bale no aqueja ningún tipo de dolencia que le impidiese estar hoy en el césped del Bernabéu, superada esta semana una complicación que sufrió en las vías respiratorias. La realidad, cada día más palmaria, apunta a que el galés no cuenta para Zidane, más aún cuando se aproxima la vuelta de Hazard y Asensio.

El ex del Tottenham disfrutó de una última oportunidad en el arranque de esta temporada, después de frustrarse su salida a China, pero pasado el ecuador de la campaña no parece que su inclusión en el once blanco esté próxima a consolidarse.

Algo parecido le ocurrió a James cuando el Madrid le cerró la puerta después de no recibir más ofertas que las del Atlético –rival directo al que no interesaba reforzar– y el Nápoles –que nunca llegó a los requerimientos mínimos de Florentino Pérez–. El colombiano cuajó una pretemporada notable, sudoroso para contar con minutos que le permitiesen abrirse camino hacia un último gran contrato en el fútbol europeo.

También llegó incluso a entrar en las rotaciones de Zidane, firmando partidos notables y llegando a ser aplaudido por el Bernabéu, como cuando ingresó en el 4-2 ante el Granada, corrió de lo lindo y terminó cerrando la cuenta con un gol. Lesionado después de aquella soleada tarde, las cosas no han vuelto a ser igual de amables para el cafetero, con algún minuto cuando el partido de semifinales de la Supercopa estaba resuelto, pero que tiene muy complicado, más aún tras la resurrección de Isco, volver a entrar en los planes del entrenador.