Deportes

Atlético y Barcelona empatan sin goles en el clásico

Atlético y Barcelona empatan sin goles en el clásico

Lo más fácil para el Atlético de Madrid hubiese sido rendirse; cambiar el foco a la Supercopa y a la Copa; pretender dar el golpe en Europa, donde pronto volverá a reencontrarse con el Barcelona; y esperar hasta que la Primera Iberdrola consuma su trigésima fecha.

Si el destino -como parece- le reserva un escenario donde entregar la corona, el Atlético de Madrid desea alargar su claudicación, ser vencido antes que vencerse, como demostró este sábado en Alcalá de Henares al sobrevivir a la visita del líder (0-0). Sigue a 9 puntos del Barcelona, pero al menos frenó su racha triunfal de toda una vuelta de triunfos.

Uno y otro tuvieron alguna oportunidad para romper de un plumazo el helado mediodía y la resistencia del rival. Lo impidió el palo, a cabezazo de Virginia Torrecilla, en la acción más peligrosa del conjunto rojiblanco en la primera mitad; y la manopla de Lola Gallardo, a tiro de Mariona Caldentey, cuando desfallecía el primer periodo en el Centro Deportivo Wanda.

Ambos parecieron posponer su lucha para el segundo tiempo, sabiendo tal vez que éste era el encuentro menos trascendente de los que se avecinan. Ambas escuadras se medirán en la segunda semifinal de la Supercopa de España -a partido único, en Salamanca- y en la eliminatoria de cuartos de final de la Liga de Campeones.

El Atlético de Madrid consiguió, en cualquier caso, lo que pretendía: volver a emparejar su nivel con el del Barcelona, después del descalabro de la primera vuelta, cuando sucumbió por 6-1 en el estadio Johan Cruyff.

Desde entonces, el conjunto azulgrana había proseguido su marcha a un ritmo inalcanzable mientras el Atlético de Madrid vio despedirse a José Luis Sánchez Vera, por motivos personales, y a Pablo López, por el juego plano y los resultados grises que paralizaron en las últimas semanas al equipo rojiblanco.

Este sábado, coincidiendo con el estreno en el banquillo de Dani González, subieron de forma casi automática las revoluciones. Es, no obstante, su principal cometido reavivar la llama de la competitividad y el hambre, con la Primera Iberdrola casi perdida pero un calendario plagado de nuevos desafíos. Su triunfo fue detener al Barcelona, que no superarle. Y es que Candela Andújar pudo, en el tiempo añadido, sentenciar el título.