Deportes

Así será la tercera aventura de Fernando Alonso en las 500 Millas de Indianápolis

Así será la tercera aventura de Fernando Alonso en las 500 Millas de Indianápolis

El 24 de mayo, a las 11:00 horas, dará comienzo en el Indianapolis Motor Speedway la 104ª edición de las 500 Millas de Indianapolis. En el coche 66 del equipo Arrow McLaren SP, con motor Chevrolet, Fernando Alonso intentará su segundo asalto al triunfo, con el que completar la Triple Corona del Motor, un hito hasta ahora sólo al alcance del británico Graham Hill. Tras la debacle de 2019, cuando ni siquiera pudo tomar la salida, Alonso vuelve a centrar sus esfuerzos en el gran sueño americano.

¿Por qué de nuevo McLaren?

"Exploré distintas opciones, pero Arrow McLaren SP siempre estuvo en primera opción. Tengo una relación especial con McLaren porque hemos pasado muchas cosas juntos y eso crea un fuerte vínculo", aseguró el martes Alonso, que a comienzos de año había extinguido su vínculo como embajador de la escudería de Woking. Las negociaciones con Michael Andretti, uno de los grandes de Indianápolis, y los rumores de acercamiento a Roger Penske, el gran referente de la categoría, quedaron en nada. "La elección natural era volver para devolver algo a los aficionados tras la última decepción", añadió el español, de 38 años, sobre su terrible experiencia en el Last Row Shootout del año pasado.

¿Quiénes serán sus compañeros?

Arrow McLaren SP disputará con dos coches la temporada completa de la IndyCar y pondrá un tercer monoplaza a disposición de Alonso para las 500 Millas, sexta cita del calendario. Los dos pilotos que le acompañarán en el mítico óvalo serán el mexicano Patricio O'Ward, 20 años, y el estadounidense Oliver Askew, 23 años. Ambos, recientes campeones de la Indy Lights, la categoría de formación. O'Ward dejó el pasado mayo evidencias de su extraordinario potencial, aunque tampoco pudo finalmente pasar el corte. El desgarbado Askew, 192 centímetros de altura, ya se ha fogueado con Álex Palou, el gran talento español del momento.

¿Cómo se financia el proyecto?

La aventura de McLaren es fruto de la unión con el prestigioso equipo Schmidt-Peterson y Arrow, su patrocinador principal. Además, el último empujón financiero lo ha proporcionado Ruoff Mortgage, una potente firma de servicios inmobiliarios con amplia experiencia en el universo Indy. De hecho, hace tres años, la asociación de esta misma empresa con Andretti Autosport desembocó en el sonado triunfo de Takuma Sato en las 500 Millas.

¿Quiénes son los cerebros?

Zak Brown vuelve a capitanear McLaren, con Gil de Ferran, otro viejo conocido de la Fórmula 1, como director deportivo. A ellos hay que sumar el fichaje de Craig Hampson como ingeniero de carrera y responsable del desarrollo del nuevo coche. El estadounidense, cuatro veces campeón con Sebastien Bourdais en la Champs Car, acumula más de dos décadas al máximo nivel. Su experiencia resultará crucial en un equipo que precisaba este tipo de personal cualificado.

¿Hay opciones de victoria?

La ambición de Alonso, con cualquier artefacto de cuatro ruedas entre las manos, jamás varía un ápice. "Volvemos con la intención de ganar", aseguró el martes a NBC Sports y Sky Sports. Sam Schmidt, copropietario de Arrow, abundó asimismo en esta tesis. "Tenemos coches rápidos y Fernando cuenta con el talento para situarse en el grupo de cabeza", añadió el hombre clave en el triunfo de Dan Wheldon en las 500 Millas de 2011.

¿Cuándo empieza todo?

La fecha oficial es el 30 de abril, cuando se han programado los primeros entrenamientos abiertos en el legendario Brickyard. No obstante, la agenda podría variar si Fernando opta por participar también el 9 de mayo en el IndyCar Grand Prix, el tradicional aperitivo de las 500 Millas. "En las dos próximas semanas decidiremos nuestra preparación", adelantó el ovetense.

¿Qué ha pasado con Honda?

El portal RACER, absoluta referencia en las fórmulas estadounidenses del motor, informó hace dos semanas del veto de Honda al principio de acuerdo entre Alonso y Andretti Autosport. El entorno del piloto mantuvo silencio sobre esta controversia, aunque parece evidente que los japoneses siguen escocidos por las duras críticas del asturiano a sus motores durante su última etapa en la Fórmula 1.