Deportes

Álex Márquez, una opción de alto riesgo para Honda

Álex Márquez, una opción de alto riesgo para Honda

Hubo confusión en Cheste entre los miembros del Repsol Honda. "Jorge se retira", soltó uno de ellos el jueves sobre las 10 de la mañana y el resto siguió con lo suyo porque ya habían escuchado muchas veces ese rumor y nunca antes había sido cierto. En Sepang, sin ir muy lejos, llegó a existir una convocatoria de prensa de Lorenzo que se canceló en unos minutos. Cuando todos descubrieron que esta vez la retirada era oficial hubo confusión. Nadie les había dicho nada, nadie estaba avisado. El propio Marc Márquez reconoció que el anuncio de Lorenzo le pilló por sorpresa y quienes le rodean se preguntaban hasta qué punto lo sabían incluso los jefes. ¿Cuándo informó Lorenzo a los dirigentes de Honda? Sólo ellos lo saben, pues el jueves el piloto afirmó que lo había decidido en Sepang, pero la semana pasada en el Salón del Motor de Milán proclamó que su intención era a continuar la temporada próxima. En todo caso, su marcha fue repentina y por eso el nombre de su sustituto tardará un tiempo en conocerse. En los test de Valencia que empiezan el lunes no de sabrá y es posible que tampoco se conozca en los test de Jerez del 25 y 26 de noviembre.

Crutchlow, Márquez o Zarco

Honda tiene ahora mucho que valorar: tiene ante sí una opción de bajo riesgo, otra de riesgo intermedio y una última de alto riesgo. Cuanto más peligro más posibilidades de éxito, pero a la vez más opciones de fracaso. La fábrica japonesa está en un momento delicado.

Después de todo lo vivido con Jorge Lorenzo podría decantarse por la opción de menos riesgo: la 'vía Dani Pedrosa'. Con la certeza de que Marc Márquez seguirá dominando el Mundial de MotoGP los próximos años, una posibilidad es simplemente ayudarle con un piloto veterano, que ya conozca la casa y que, además, ya tenga contrato firmado. Es decir ascender a Cal Crutchlow del equipo satélite. Esa decisión dejaría un puesto vacío en el segundo conjunto de Honda para poder apostar por un piloto joven para 2021 y además aseguraría unos cuantos podios y quizá una o dos victorias durante la temporada. Sería la resolución más sensata e incluso en ella podría caber Takaaki Nakagami, el otro piloto satélite, con el beneficio de ser japonés y la desventaja de sus peores resultados sobre Crutchlow. En el equipo la ven posible como una solución temporal, pero improbable por el carácter del director deportivo, Alberto Puig.

Como ya demostró con Lorenzo, Puig no teme los riesgos y por eso es más fácil que se decante por alguna de las otras dos soluciones. La intermedia es mantener un año más a Johann Zarco. El francés, que empezó la temporada con KTM y acabó de mala manera, fue contratado para las tres últimas carreras de este curso y su rendimiento de momento ha sido notable. En su debut en Phillip Island acabó decimotercero y en Sepang entró directo a la Q2 y peleó por estar entre los 10 primeros hasta que le abatió Joan Mir. Con sus dos Mundiales de Moto2 y su excelente rendimiento con la Yamaha satélite en 2017 y 2018, con la Honda oficial podría ser incluso un candidato al subcampeonato, aunque también podría torcerse. Según antiguos compañeros de equipo, si las cosas no van bien es complicado trabajar con él y lo último que necesita Honda son más polémicas.

Por eso podría lanzarse a la opción de mayor riesgo, la más peliaguda, y al mismo tiempo la que tiene más potencial: fichar a Álex Márquez. El mismo jueves todas las partes, Puig, Márquez y su hermano Marc reconocieron la oportunidad, pero también tuvieron que aceptar los peligros. Más allá del contrato que el pequeño de los Márquez tiene firmado con el equipo Marc VDS para seguir corriendo en Moto2 en 2020, el máximo obstáculo para su contratación es la inseguridad que genera: podría quemarse en sólo en un año. Como ya demostró en Moto2, a Álex le cuesta adaptarse a una moto nueva y la Honda, tan agresiva, no se acopla a su pilotaje matemático. Con la presión de estar en el mismo equipo que su hermano Marc y de las muchas victorias que éste conseguirá, la aventura de Álex en MotoGP podría ennegrecer justo al empezar, a los 23 años, aunque si la aventura saliera bien el vigente campeón de Moto2 podría ser un candidato al título de MotoGP. En plena negociación con Marc Márquez para renovar su contrato hasta 2022, Puig y los dirigentes japoneses de Honda tienen ante sí una cruda disyuntiva.