Deportes

Al Athletic también le suena la flauta

Al Athletic también le suena la flauta

A este ritmo del Athletic, ya nadie duda de que la mano de Marcelino podría hacer que Villalibre acabe sonando a Louis Armstrong.

En Ibiza, además de la trompeta, al Athletic le sonó la flauta, con un gol en el 91, cuando menos lo estaban mereciendo los vascos. Como el año pasado ante el Barça, el equipo inventado en la isla por el ex presidente del Valencia Amadeo Salvo, jugó mejor, se puso delante en el marcador a los diez minutos, encajó el empate al poco de empezar la segunda mitad, y acabó cayendo eliminado en el descuento.

Al Athletic le costó muchísimo entrar en el partido, o salir de La Cartuja, y el Ibiza empezó a demostrar aquello de que la única forma de que un empresario se garantice el ascenso de Segunda B a Segunda es armando un equipo malo de Primera. Eso supone entre otras cosas aprovechar bien las ocasiones, como marcar un gol en el primer tiro a puerta.

Hay un guión que se está empezando a repetir en todos los partidos de la Copa, con los primeras dando oportunidades a los menos habituales, para luego tener que quitárselas a los 45 minutos.

Con 1-0 en el marcador Marcelino dio entrada en la segunda mitad a Muniain y Raúl García, y éste tardó apenas cinco minutos en darle la razón con un remate de cabeza. Un ejemplo de cómo lo estaba haciendo el Ibiza es que, casi después de empatar, metió en el campo a Iñaki Williams, o que en el 66, con el estadio vacío, en toda la isla sólo se escuchaban los gritos de Marcelino.

Aún así en Ibiza siempre quedará la duda de qué hubiera pasado si el partido se hubiera jugado en octavos. El Athletic protestó un penalti a Iñaki Williams, y los locales una mano en el área de los vascos, y especialmente que les anulara un gol en el 63, en su segundo disparo a puerta en todo el partido, tras revisarlo en su mente, ya sin VAR no tenía otro sitio en el que imaginar a Sibo tapándole la visión a Ezkieta.