Deportes

Ackermann gana tras la descalificación de Sam Bennett por un sprint irregular

Ackermann gana tras la descalificación de Sam Bennett por un sprint irregular

Descanso activo de los coroneles tras la batalla por tierras riojanas. Tregua ficticia de los aspirantes al podio de Madrid en la travesía por la España vaciada, camino de Aguilar de Campoo. Tras las frenéticas jornadas de alta montaña, los supervivientes de esta Vuelta de perímetros vetados acordaron un pelea sin daños excesivos. Un día para que escuderos, siempre sacrificados en labores oscuras, dieran rienda suelta a sus escasas opciones. Carapaz, Roglic, Martin, Mas, Carthy o Vlasov se cobijaron en el pelotón y dejaron hacer a sus gregarios. [Clasificación general]

En ese armisticio aparecieron los velocistas, y entre ellos San Bennett (Deceuninck), que pugnó por conseguir su segunda victoria, aunque en la salida ya advirtió de que repetir triunfo sería complicado: "Esta es mi segunda gran ronda en el año, estoy un poco cansado. Es la primera vez que corro dos vueltas tan seguidas pero estoy bien. En Aguilar de Campoo el sprint será más abierto, más directo y eso le dará la oportunidad a otros, que aparecerán desde atrás". Lo cierto es que fue un sprint controvertido. El irlandés, que pasó primero por la línea de meta, fue descalificado por un forcejeo con un corredor del equipo Trek. La victoria fue para el alemán Pascal Ackermann (Bora Hansgrohe) y el segundo puesto para Gerben Thijssen (Lotto Soudal).

También fue una etapa para aventureros de fortuna, como los modestos Aritz Bagües (Caja Rural-Seguros) y Juan Felipe Osorio (Burgos BH), que saltaron tras el banderazo de salida. Una excursión condenada al fracaso, pero que proporcionó una interesante cuota de audiencia a dos equipos invitados en la ronda. El grupo, que durante mucho tiempo, caminó paralelo al Canal de Castilla, cazó a los escapados a 20 kilómetros de la llegada a Aguilar de Campoo. Tras cruzar el Pisuerga, el Movistar y el Cofidis tomaron el control de la cabeza. No querían que sus respectivos jefes de filas sufrieran riesgos innecesarios, como el que tuvo Roglic, con una avería mecánica a 12 kilómetros de meta. Lotto y Bora tomaron el relevo para lanzar a sus velocistas.

La Catedral de Burgos, inicio de 2021

Una de las noticias más singulares del día estuvo fuera del pelotón, en las oficinas de Unipublic. La empresa dirigida por Javier Guillén comunicó que la edición de 2021 de la Vuelta comenzará, si la pandemia lo permite, el 14 de agosto en el interior de la catedral de Burgos, con conmemoración del VIII Centenario del templo castellano. Será la primera vez que una carrera ciclista comience en un lugar tan insólito.

Eso será el próximo año, ahora lo que toca es continuar con el periplo de esta Vuelta que el viernes regresa al norte, con una etapa de dientes de sierra con salida en Castro Urdiales y llegada a Suances. Una jornada previa a la doble batalla del fin de semana, con finales en la Farrapona y el Angliru. Casi nada.