Cultura

Verdi saca al Rey de Palacio para abrir la temporada de ópera

Verdi saca al Rey de Palacio para abrir la temporada de ópera

Don Felipe y Doña Letizia presidieron el estreno de «Don Carlo» en el Teatro Real

El Rey ha salido de Palacio después de dos días de encierro escuchando por separado a quince políticos que no se entienden entre ellos, y ha acudido al Teatro Real para abrir a lo grande la nueva temporada de ópera, que se ha inaugurado con el estreno de «Don Carlo», de Giuseppe Verdi, dirigida por Nicola Luisotti. Y es que, por mucho bloqueo político que haya, la vida y la cultura siguen su ritmo habitual.

Don Felipe acudió con Doña Letizia, que eligió un espectacular vestido abrigo midi de color blanco y lo combinó con las mismas pulseras de Cartier que hace más de cien años lució en ese mismo teatro la Reina Victoria Eugenia.

Los Reyes estuvieron acompañados por la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet (vestida con un mono rojo), así como por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Diaz Ayuso (con un vestido largo color magenta), y el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida. Ambos se estrenaban como autoridades en el acto. A la cita también se apuntaron algunos ministros en funciones, como fueron los titulares de Cultura, José Guirao, y Economía, Nadia Calviño. Todos ellos, además del presidente de la Fundación Teatro Real, Gregorio Marañón, y de su director, Ignacio García-Belenguer, recibieron a los Reyes en la puerta del teatro.

Como suele ocurrir, poco antes de que comenzara la función, numerosas personas empezaron a arremolinarse en las cercanías del teatro, a la espera de que llegaran Don Felipe y Doña Letizia, que han recuperado esta cita anual con la cultura a la que tan asiduos eran los abuelos y tatarabuelos del Rey.

En cuanto entraron en el vestíbulo del teatro, Don Felipe y Doña Letizia recibieron un aplauso de los asistentes a la ópera y después, cuando llegaron al Palco Real, fueron recibidos con el Himno Nacional, que todo el público siguió en pie y se cerró con un sonoro aplauso a Don Felipe y Doña Letizia.

Entre los invitados estaban el premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, acompañado de Isabel Preysler; el expolítico Alberto Ruiz-Gallardón, con su esposa, María del Mar Utrera, y el presidente de Patrimonio Nacional, Alfredo Pérez de Armiñán. Además de las autoridades y de los invitados institucionales, asistieron rostros conocidos, como la modelo Eugenia Silva, o personajes del papel cuché, como Carmen Lomana, que se mezclaban con unos aficionados informalmente vestidos.

De tres horas y media de duración, «Don Carlo» es la más larga de las 26 óperas que compuso Verdi y la que fue sometida a un mayor número de revisiones. La versión que los Reyes inauguraron anoche es la última que realizó Verdi, la de Módena, y puede considerarse un estreno en España, donde habitualmente se ha interpretado la versión de Milán.

Esta temporada, que es la vigésimo tercera del Teatro Real, cuenta con 21.000 abonados, una cifra muy superior a la de los últimos años. Entre la docena de obras que se ofrecerán al público, figuran seis inéditas en este teatro y una de las más esperadas será «La Traviata», que se estrenará en mayo con Plácido Domingo.