Cultura

Un seductor triángulo

Un seductor triángulo
«Taxi Girl»Teatro María Guerrero (Sala de la Princesa), Madrid

Henry Miller, June Mansfield y Anaïs Nin formaron un triángulo amoroso tan singular como fascinante, que la última se encargó de relatar en sus tórridos diarios. Sus ardientes personalidades, combinadas con la sinuosa turbidez y la escandalosa temperatura de su relación es un material realmente seductor para cualquier creador. María Velasco se ha dejado seducir por la historia para construir un drama intenso edificado sobre un elevado lenguaje y una espesa y sensual atmósfera. La magnética narración -bien estructurada a través de idas y venidas en el tiempo- tan sólo decae en sus últimos compases, con dos monólogos finales algo pastosos.

Javier Giner -con la ayuda de la escenografía de Elisa Sanz y el vestuario de Jonathan Sánchez, ambos muy sugerentes- ha creado un espectáculo al tiempo oscuro y atrevido, viscoso y carnal, elegante y descarnado, dejando que el texto respire y marcando -con la sutil música del siempre magnífico Mariano Marín- un ritmo adecuado. Le ayudan los intérpretes -especialmente las dos mujeres, Celia Freijeiro y Eva Llorach- con un trabajo tan comprometido como eficaz.