Cultura

Un robo frustrado en la Dulwich Gallery de Londres deja dañados dos cuadros de Rembrandt

Un robo frustrado en la Dulwich Gallery de Londres deja dañados dos cuadros de Rembrandt

El ladrón logró escapar de los guardias de seguridad dejando los cuadros tirados entre la maleza y el barro. Aún no se ha hecho público de qué obras se trata

En la colección del museo se halla el «Retrato de Jacob de Gheyn III», conocido como el «Rembrandt para llevar», porque ha sido robado -y recuperado- cuatro veces

La escena es de película: un ladrón con pasamontañas entraba el miércoles por la noche en un museo, intenta robar dos obras de uno de los pintores más importantes de la Historia, pero salta una alarma. Un guardia de seguridad lo persigue, el ladrón le rocía con un espray de una sustancia desconocida y logra escapar, aunque, perseguido entonces por más oficiales, deja los cuadros tirados en medio de la maleza, aún en territorio del museo, que fueron rápidamente recuperados por personal de seguridad, incluido el oficial previamente atacado. Parece un guión cinematográfico, pero es precisamente lo que sucedió minutos antes de la medianoche del miércoles en la Dulwich Gallery (en el sureste de Londres), donde el mes pasado se inauguró una exposición del artista neerlandés bautizada como «Rembrandt’s Light» (La luz de Rembrandt).

Según el detective Jason Barber, «fue un intento audaz de robo claramente planeado de antemano» y añadió que «dos pinturas de la exposición fueron atacadas, y fue solo gracias a la pronta respuesta del personal de seguridad de la galería, y al coraje y la rápida intervención de los oficiales, que estas dos obras de arte no fueron robadas. Afortunadamente, ambas pinturas fueron recuperadas y aseguradas rápidamente».

Las obras maestras del siglo XVII, valoradas en más de cien millones de euros, sufrieron algunos daños que aún están siendo evaluados, aunque ni la policía ni la galería han dado más detalles de la magnitud de los mismos, ni han especificado cuáles fueron las pinturas que intentaron sustraer. Lo que sí señalaron es que fueron encontradas entre la maleza y el barro. El museo ha sido cerrado mientras se realiza la investigación de lo sucedido.

Detalle del «Retrato de Jacob de Gheyn III», de Rembrandt - DULLWICH GALLERY, LONDRES

Desgraciadamente, no es la primera vez que la histórica galería es blanco para los ladrones, que, sin embargo, en este caso parecían no saber que precisamente había sido instalado un sistema de seguridad específico para proteger esta exposición. En este lugar se exhibe el «Retrato de Jacob de Gheyn III», una obra de 1632 valorada en casi cuatro millones de euros y conocida como el «Rembrandt para llevar», porque ha sido robada -y recuperada- cuatro veces.

Según explica el museo, esta exposición histórica celebra los 350 años de la muerte del pintor, en 1669, «con 35 de sus icónicas pinturas, grabados y dibujos, incluidos algunos préstamos internacionales del Museo del Louvre y el Rijksmuseum de Ámsterdam». Su título es, por un lado, un homenaje al dominio del autor sobre las luces y las sombras para crear efectos teatrales en sus obras y, por otro, a que la exposición cuenta con un novedoso sistema de iluminación Led con Bluetooth para proveer una luz ideal que «refleje la intencionalidad» del artista. El director de fotografía Peter Suschitzky, famoso por trabajar en grandes producciones como la saga Star Wars, es una de las mentes detrás de esta experiencia única que no se sabe aún cuando abrirá de nuevo las puertas al público tras el robo frustrado.