Cultura

Un cabezazo de Zidane puede ser arte

Un cabezazo de Zidane puede ser arte

El cine, la escultura y la pintura han pescado en el caladero del fútbol

¿El cabezazo de Zidane a Materazzi convertido en una obra de arte? ¿Por qué no? Se decía que actual entrenador del Real Madrid se movía en el campo como un cisne y, sin embargo, la escultura Coup de Tete, de bronce, cinco metros de alto, realizada por el artista argelino Adel Abdessemed, refleja más bien su momento «patito feo». Se expuso frente al Pompidou, en París, los franceses pidieron su retirada porque daba mala imagen y Qatar la compró para ser expuesta en la Corniche, la bahía principal de Doha, donde permaneció un tiempo antes de ser trasladada al Museo Árabe de Arte Moderno de la capital catarí. Sí, el binomio fútbol-arte es posible atrapando momentos como ese de la final del Mundial de 2006, en grafitis urbanos -el artista pop Antonio de Felipe pintó el amor prohibido, beso apasionado incluido, entre un futbolista del Real Madrid y otro del Barcelona, obra que ha tenido sus réplicas- o en exposiciones de ahora mismo, como la que montó en 2019 el Centro de Arte y Naturaleza (CDAN) de Huesca: «Otros campos. Arte, sociedad y fútbol», la primera muestra de arte contemporáneo dedicada a este deporte en un museo español con 100 piezas de más de 70 artistas nacionales e internacionales.

«Quiero ser como Beckham»

El cine, por supuesto, también ha pescado en este caladero casi inagotable. «Me sorprende que no perdieran con Stallone de portero», bromea el crítico Fernando Rodríguez Lafuente al referirse a Evasión o victoria (1981), película de referencia para futboleros, dirigida por John Huston, que reunió a grandes actores como Michael Caine o Max Von Sydow con estrellas del balompié como Pelé, Bobby Moore o Ardiles. Quiero ser como Beckham (2002) muestra el anhelo de una chica sij que vive en los suburbios de Londres por convertirse en una jugadora profesional de fútbol, y United (2011) refleja la gloria y la tragedia de los Busby Babes, el equipo del Manchester United que sufrió el desastre aéreo de Múnich en febrero de 1958. «Posee un juego de flashbacks muy emocionante», añade Lafuente. «Es conmovedora la escena en la que Bobby Charlton, uno de los supervivientes, confiesa que no quiere volver a jugar». Hay otros títulos reseñables, como The Damned United (2009), que cuenta la trayectoria del polémico entrenador Brian Clough, o Futbolín (2013), película de animación de Juan José Campanella inspirada en un cuento de Fontanarrosa.