Cultura

Un accidente en pleno escenario obliga a suspender el estreno de «Cascanueces» en Lisboa

Un accidente en pleno escenario obliga a suspender el estreno de «Cascanueces» en Lisboa

Se derrumbó parte de una estructura metálica sobre las tablas cuando ya había comenzado la actuación. Todavía se desconoce si se van a reanudar las funciones

El estreno de una nueva versión de «Cascanueces» en el Teatro Camoes de Lisboa tuvo que ser interrumpido bruscamente a causa de un accidente que provocó tres heridos, entre bailarines y técnicos de la Compañía Nacional de Danza de Portugal.

Una parte de la estructura metálica se desplomó sobre el escenario cuando ya había comenzado la representación, lo que causó la alarma de los espectadores, que se llevaron un buen susto.

Se suspendió el espectáculo, al tiempo que la dirección del centro cultural, ubicado en la zona del Parque de las Nacione,s decidió llamar a las fuerzas de seguridad. Por este motivo, se personaron de forma rápida los bomberos y varias patrullas de policía, que facilitaron el desalojo de los atónitos lisboetas que se encontraban en la sala hacia las 22.45 horas del jueves 12 de diciembre (23.45 en España).

Era la confirmación de que el cuento de hadas al que puso música Tchaikovsky terminó de manera insospechada, en medio de los cuchicheos del desconcertado público.

«Fue un accidente a nivel técnico con una vara donde estaba colgado el escenario. Se cayó y acabó por alcanzar a dos personas», señaló un portavoz del Teatro Camoes, habitual sede de la Compañía Nacional de Danza de Portugal. «Estamos todavía valorando la situación y sus consecuencias, de lo cual dependerá la decisión final que adopte el equipo directivo: continuar o no con las restantes puestas en escena», prosiguió la misma fuente, citada por la agencia Lusa.

Antes del accidente, las previsiones eran que las representaciones durasen hasta el 22 de diciembre, dado que posteriormente iban a saltar al Teatro Municipal Joaquim Benite de Almada, es decir, al otro lado de la desembocadura del río Tajo.

La coreografía de este «Cascanueces» contemporáneo corresponde al exdirector de la compañía Mehmet Balkan (siguiendo las directrices de Marius Petipa), mientras que la escenografía es de Olaf Zombeck y el diseño lumínico de Cristina Piedade.

En cuanto a la interpretación musical, pertenece a la Orquesta Sinfónica Portuguesa, dirigida por Pedro Neves, con el acompañamiento vocal del Coro de la Academia de Amantes de la Música, bajo la batuta de Vítor Paiva.