Cultura

Última hora de Gonzalo Caballero tras su gravísima cornada: le retiran la sedación y la ventilación asistida

Última hora de Gonzalo Caballero tras su gravísima cornada: le retiran la sedación y la ventilación asistida

Permanece en la UCI y su evolución es «lentamente favorable» tras su percance en Las Ventas, con sección de la femoral

El torero Gonzalo Caballeroha experimentado una ligera mejoría que ha permitido la retirada de la sedación y la ventilación mecánica, según recoge el último parte médico emitido por el hospital San Francisco de Asís de Madrid, donde el joven espada se encuentra ingresado.

El madrileño, de 27 años, no ha tenido tampoco fiebre en estos dos días de ingreso, y la evolución de las lesiones vasculares es «lentamente favorable», por lo que, a pesar de estas alentadoras noticias, permanecerá en la Unidad de Cuidados Intensivos del citado centro médico de la capital de España.

Gonzalo Caballero resultó herido al entrar a matar al segundo toro de la corrida celebrada este sábado en Las Ventas con motivo del Día de la Fiesta Nacional, de la ganadería de Valdefresno.

El joven torero de la localidad madrileña de Torrejón de Ardoz se tiró a matar volcándose sobre el morrillo y sin salirse de la suerte, enterrando el acero en lo alto pero quedando también colgado por un pitón, en lo que fueron unos segundos de tremenda angustia, más todavía cuando, una vez en el suelo, la sangre salía a borbotones por la pierna herida.

En la enfermería fue intervenido de una «cornada en tercio proximal, cara interna del muslo izquierdo con dos trayectorias: una de 30 centímetros hacia arriba y hacia fuera que produce destrozos en músculos sartorios y cuádriceps, además de contusionar la pala ilíaca izquierda; y otro trayecto de 25 centímetros hacia atrás que secciona vena femoral y ramas colaterales, de pronóstico muy grave».

A su llegada al hospital tuvo que ser intervenido nuevamente durante tres horas para reparar las lesiones vasculares que produjo la cornada, la más severa, la de la vena femoral, totalmente seccionada y por la que perdió casi cuatro litros de sangre.