Cultura

Soge Culebra: "La música es una profesión muy complicada psicológicamente"

Soge Culebra:

Dicen que ante la necesidad se agudiza el ingenio. Y precisamente eso, la falta de medios, fue lo que lanzó la carrera musical de Soge Culebra (Murcia, 1999). Siendo un adolescente, el murciano comenzó a subir vídeos caseros a Youtube en los que cantaba a cámara. Una serie a la que denominó Mente Sucia y con la que se dio a conocer en una plataforma donde ahora cuenta con más de 700.000 suscriptores.

"Cogía la cámara de mi hermana y la enroscaba en el trípode. Después, ponía la base en el móvil y me dejaba el teléfono en el hombro. Cantaba la letra que había escrito y con el Windows Movie Maker lo editaba", recuerda sobre aquellos videoclips. La jugada le salió tan bien que incluso llegó a girar por España sin haber tenido un trabajo en el mercado. "Al fin y al cabo, el punto álgido de mi carrera fue sin disco", señala.

Su voz rasgada y su forma de aunar melodía y bases de rap o reggae han sido su seña de identidad desde el inicio. Unos rasgos que recuerdan a Beret, al que le une una amistad. "No hay ninguna influencia por su parte ni por la mía. Cuando salió Beret fue como una sensación de alivio. De decir, mira, ya hay otra persona que me entiende y que está haciendo algo parecido a mí", dice. Sin embargo, apunta, su música de ahora "se sale de eso e innova un poco más".

Gabriel Gómez, su nombre real, está trabajando en su próximo álbum de estudio. Será el segundo tras haber lanzado a finales de 2018 Mar de Cristal, editado con Warner Music y producido por Saunah. Aunque confiesa sufrir una lucha diaria con su trabajo.

"He tenido muchas discusiones conmigo mismo, muchas ralladas mentales de decir 'esto no le va a gustar a la gente'. Pero bueno, creo que lo primero es que un artista esté contento con su arte. En el momento en que lo estás ya preocúpate, si quieres, de que a la gente le guste o no", señala.

Su pasión por la música comenzó a los 7 años, influenciado por su padre y uno de sus tíos. Éste tenía un estudio propio y le animó a escribir sus primeras letras. A día de hoy, Soge tiene su propio centro de trabajo en casa. Donde, cuenta, pasa cada tarde. Unos días con más éxito. Otros, con menos. "Cuando empiezo a las 17.30h. y termino a las 21.00h. un boceto para pasárselo a mi mánager digo 'es un día espectacular'. Porque me voy a la cama sabiendo que he hecho una nueva canción, que tengo una nueva idea. Bajo mi opinión, es lo mejor que le puede pasar a un artista".

¿Por qué?

"Porque yo soy una persona a la que le cuesta hacer una canción. Yo me puedo tirar cuatro días o dos semanas. Porque me cuesta, me cuesta. No soy una persona que escribe con facilidad".

¿Eres muy exigente contigo mismo?

"Siempre me he martirizado mucho con la música. No sé, a lo mejor hago una canción y sé perfectamente que lo puedo mejorar pero no se me ocurre cómo. Entonces ahí es cuando surge la duda y digo, pues ya está, no la quiero".

El murciano no tiene problemas en reconocer que todos los días pasa "momentos duros". "La música es una profesión muy complicada, sobre todo psicológicamente. Si no sabes aguantarla, si no sabes llevarla, te duele, y yo soy una persona muy sensible".

Pese a ello, reconoce que no ha tenido "un momento crítico" y que lo espera. "Sé que no todo puede ser positivo y algún día me llegará un palo". Por el momento, prefiere quedarse con lo que considera "lo mejor" que le ha traído la profesión: "conocer a gente nueva y saber que se va a quedar ahí para siempre".