Cultura

Shakira y Jennifer López: ¿una de las mejores actuaciones de todos los tiempos en la Super Bowl?

Shakira y Jennifer López: ¿una de las mejores actuaciones de todos los tiempos en la Super Bowl?

Shakira y Jennifer López aprovecharon como nadie sus 14 minutos de gloria para ondear la bandera de la causa latina en Estados Unidos. Su espectáculo del descanso de la Super Bowl LIV celebrada en Miami fue un despliegue mareante de sensualidad, adrenalina y orgullo hispano. También una oda al español y al momento histórico que atraviesan las mujeres en la industria del entretenimiento. Superaron con creces la actuación de Maroon 5 del año pasado, vapuleado por la crítica. La química de las dos reinas latinas recibió la aprobación de las redes sociales de inmediato y varios medios estadounidenses se apresuraron a abrir el debate: ¿Es este uno de los mejores Halftime Shows de todos los tiempos?

Tanto la colombiana como la boricua nacida en El Bronx cantaron algunos de los temas esperados en el cruce de apuestas de los días anteriores pero se reservaron algunas sorpresas. Invitaron a los raperos Bad Bunny y J. Balvin a compartir escenario con ellas, terminaron cantando juntas y debutó la hija de López, Emme Maribel, de 11 años, fruto de su relación con el salsero Marc Anthony. La joven cantó Let's Get Loud con su madre al lado envuelta en una bandera puertorriqueña de terciopelo, para delirio de sus tres millones de compatriotas isleños.

La puesta es escena también incluyó un guiño a la situación política en EEUU. En el número final, un grupo de niños comenzó su actuación encerrados en jaulas de neón para después cantar el tema de Bruce Springsteen, Born in the USA, en presunta alusión a la práctica de la Administración del presidente Trump de separar a niños de sus padres en la frontera y confinarlos en centros de detención durante meses.

ANGELA WEISSAFP

Arrancó el show la de Barranquilla, vestida con un top y una minifalda roja con lentejuelas. Lo hizo con Loba, rodeada de un grupo de bailarinas también de rojo para dar paso a Empire junto a una pequeña orquesta de violinistas vestidas de cuero negro, muy rockera la colombiana guitarra en mano. El popurrí intercaló un tema con otro en perfecta armonía, de Ojos así, su primer tema en español y moviendo las caderas como nadie más sabe hacerlo, a Whenever, Whatever.

Junto a Bad Bunny cantó I Like It,Chantaje en una versión salsera y Callaita, seductora con el público y las cámaras que seguían sus movimientos. Después le cedió el turno a la otra diva, JLo. A sus 50 años, la neoyorquina hizo un despliegue descomunal de forma física y versatilidad. Salió con un modelo de cuero motero diseñado por Versace, muy sugerente, y se cambió poco después a una malla semitransparente para lucir cuerpazo hasta el final del show.

Comenzó con Jenny From the Block y siguió con Get Right, Waiting for Tonight y Love Don't Cost a Thing antes de que se sumara J. Balvin a la fiesta cantando Mi Gente. Sonó también On the Floor antes de que los niños cantaran Born in the USA y Shakira se apuntara al cierre con Let's Get Loud, y su Waka Waka meneando caderas y de espaldas a la cámara. Tienen de qué presumir.