Cultura

Noruega se moviliza para salvar los murales de Picasso

Noruega se moviliza para salvar los murales de Picasso

El gobernador provincial de Oslo, última instancia en el proceso administrativo, da luz verde a la demolición, aunque pide

al Gobierno que reconsidere su decisión

El 22 de julio de 2011, Anders Behring Breivik cometió un doble atentado: primero hizo estallar una bomba en el complejo de Oslo y luego en el campamento de las Juventudes Laboristas en la isla de Utøya, causando en total 77 muertes.

El artefacto explosivo dañó gravemente un complejo gubernamental con murales de Pablo Picasso. El edificio central y el «Bloque Y» contienen cinco murales fruto de la colaboración entre Picasso, autor de los diseños, y el noruego Carl Nesjar, hechos con la técnica de chorro de arena y considerados los primeros de carácter monumental ideados por el artista español.

El Gobierno quería derribar toda la edificación pero, tras fuertes críticas de varios organismos, anunció hace cinco años el proyecto definitivo, que incluye preservar el edificio central y demoler el «Bloque Y», que fue propuesto meses antes para la lista de patrimonio nacional.

El Ayuntamiento de Oslo dio luz verde al proyecto en julio, pero faltaban por resolver las reclamaciones presentadas por colegios de arquitectos y grupos de conservación del patrimonio al gobernador antes de iniciar la demolición y el traslado de los murales.

Ahora, el gobernador provincial de Oslo, última instancia en el proceso administrativo, ha pedido hoy al Gobierno reconsiderar el derribo. «A pesar de que ahora hay una decisión jurídica final que permite el derribo, lamentaría mucho una rápida e irreparable implementación de la misma sin que el ministerio o el gobierno haga un nuevo análisis de las sólidas objeciones», consta en el texto.

El fallo al que hace referencia rechaza las quejas sobre un deficiente estudio del impacto medioambiental y la invalidez del plan porque el derribo se ajusta a la normativa y el gobernador no tiene autoridad para anular un proyecto estatal, aunque ha pedido estudiar de nuevo el caso.

El dictamen alude a la oposición de las oficinas de defensa del patrimonio de Noruega y Oslo, colegios de arquitectos, la comisión noruega para la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco); el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS) y Europa Nostra.

«Estoy contenta de que el gobernador confirme que el derribo es válido y que ahora podamos seguir con el plan de construir un nuevo complejo abierto, seguro y verde», ha señalado la ministra de Administración Local, Monica Mæland, quien rechazó que haya argumentos nuevos para hacer otro estudio.

Una «tragedia»

Colectivos culturales noruegos califican el derribo de «tragedia» y como la «pérdida» más grande para la cultura noruega desde 1945, alertan del riesgo de daño de los murales y se muestran críticos con la decisión de almacenarlos cinco años en cajas cerradas hasta que sean colocados en alguno de los nuevos edificios del complejo.

«Son un ejemplo de arte integrado. El arte está integrado en la ciudad, es una parte de nuestra cultura. Cuando arte y arquitectura se separan dejan de ser lo que eran», explicaba a Efe meses atrás Kristin Notø, de la Oficina de Patrimonio de Oslo.

Para intentar preservarlo, Notø, junto a Maria Zachariassen, comenzaron una serie de sentadas semanales frente al edificio que cada vez tiene mayor número de seguidores. Además, han creado una petición en change.org apoyada por un grupo de Facebook, denominado «Acción de apoyo para preservar el bloque Y», así como diferente «merchandising», como bolsas y pines.