Cultura

Los Reyes, en Arco, con Cruz Novillo y EL MUNDO

Los Reyes, en Arco, con Cruz Novillo y EL MUNDO

Las 209 galerías con expositor y caja en Arco, la Feria de Arte Contemporáneo de Madrid, reciben desde ayer a sus clientes en busca de un año de muy buenas ventas, según todas las expectativas. Los reyes Don Felipe y Doña Letizia fueron los primeros visitantes que inauguraron ayer la feria, como todos los años, en un paseo que hizo parada en 11 galerías privadas y en cuatro espacios institucionales, incluida la instalación de Cruz Novillo que el diario EL MUNDO ha patrocinado.

«Los reyes se han interesado mucho por el cuadro del descendimiento», explicaba el diseñador gráfico al término de la visita.Cruz Novillo se refería al lienzo de Rogier van der Weyden que lo ha acompañado obsesivamente durante años y que ha hecho suyo y reelaborado en un buen número de variaciones.«Esta que se ve en Arco es la única que conservo en mi estudio y es muy especial para mí».

La instalación de Cruz Novillo incluye también una representación de su Diafragma dodecafónico 8.916.100.448 256, opus 14. Transcripción para corno inglés, una obra/algoritmo en el que colores y notas de corneta se combinarán aleatoriamente durante los próximos 10 millones de años. Además, en una esquina del stand se puede ver la escultura de madera que Novillo elaboró a partir del logotipo del diario EL MUNDO, que él mismo diseñó hace 30 años. «Fue un dibujo que mi padre resolvió en media hora», recuerda Pepe Cruz Novillo, el hijo y socio de Cruz Novillo en su estudio. La legendaria facilidad del diseñador se puede ver retratada estos días en El hombre que diseñó España, un documental de Andrea G.Bermejo y Andrés Larraya dedicada a su obra.

La elección del Cruz Novillo es también un guiño de EL MUNDO a su historia. Por eso, AntonioFernández-Galiano, presidenta de Unidad Editorial, Francisc oRosell, director de EL MUNDO, Aurelio Fernández, director general de publicaciones del grupo, acompañaron al artista en la visita de los Reyes.Junto a Don Felipe y Doña Letizia, el stand de EL MUNDO recibió al ministro de Cultura y Deportes, José Manuel Rodríguez Uribes, a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, al alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, al presidente de Ifema, Clemente González Soler, y a la nueva directora de Arco, Maribel López.

Antes de visitar a EL MUNDO, los Reyes dieron un paseo no del todo casual por los pasillos de Ifema. Don Felipe y Doña Letizia hicieron parada en la galería francesa Perrotin, una de las debutantes más distinguidas en Arco 2020 y visitaron casas clásicas como Álvaro Alcázar, la barcelonesa Joan Prats, Juana de Aizpuru y Helga de Alvear, donde se han interesado por el museo que la fundación de la coleccionista hispano-alemana va a abrir en Cáceres. Además, los Reyes se detuvieron en los stands de galerías del Reino Unido, Estados Unidos y Brasil y en la italiana Galleria Minini, de Brescia. Era inevitable que la parada en una galería italiana (lombarda, además) recordara al foco de coronavirus que ha afectado al norte del país. Puede ser, pero Massimo Minini, su fundador, explicó que el Rey no preguntó por la obsesión del momento.

En Arco son habituales los equívocos de este tipo.Cualquier paseante tiene que decidir si el inmenso collage de imágenes que tiene ante sus ojos (1.305 artistas representados) es una simple oferta mercantil o si ese conjunto le dice algo del mundo en el que vivimos. En la víspera de la inauguración se habló de la participación de mujeres artistas (que este año superó el porcentaje del 30% del total) y de las obras que se referían al miedo a una hecatombe medioambiental.

Sin embargo, también es evidente que durate años de Carlos Urroz como director de la feria, Arco trató de desvincularse de la imagen de gran happening político y de entretenimiento que tenía, de fortalecer su perfil comercial. El legado de ese periodo ha dejado una feria en la que los escándalos como las obras de sátira política de Santiago Sierra se han convertido en una excepción.

Este año, el género explícitamente político ha tenido poca presencia. Franco no fue tan malo como dicen, el póster del artista finlandés Riiko Sakkinen, que se exhibe en la galería sueca Forsblom, es la excepción más célebre, aunque eso no significa que su presencia enArco carezca de valor comercial. La pieza, valorada en 15.000 euros, ya tiene comprador, según informó ayer Europa Press. En su visita de ayer, los Reyes pasaron cerca del retrato del dictador, pero no llegaron a verlo.