Cultura

La restauración del cuadro «más robado de la historia» sorprende por la humanización del cordero de Dios

La restauración del cuadro «más robado de la historia» sorprende por la humanización del cordero de Dios

«Al ver por primera vez la obra tal y como Van Eyck la había pintado tuve que recuperar el aliento porque me resultaba de una belleza impactante», ha dicho la restauradora jefe de la controvertida puesta a punto

La pintura más robada de la historia, curioso y dudoso honor, tiene un nuevo hito en su extraña historia, y es que la obra maestra creada por los hermanos Hubert y Jan van Eyck llamada «La adoración del cordero místico», también conocido como el Altar de Gante, ha sido restaurada derivando en reacciones encontradas.

Este cuadro ha sido robado más de 10 veces, por lo que se comprende el mal estado en el que se encontraba y la mejora que requería puesto que ha sufrido incluso quemaduras en su dilatada y convulsa trayectoria. Recordemos que «La Adoración del Cordero Místico» está formado por 24 paneles pintados al óleo para el altar mayor de la Catedral de San Bavón de Gante y se terminó en en 1432, obra magna de los hermanos Hubert y Jan van Eyck.

La obra - ABC

Según cuenta «Iflscience», sería un vicario el primero que robaría la obra tras un primer siglo de tranquilidad, luego casi es destruida en un incendio por disturbios calvinistas y robada por las tropas napoleónicas. Durante la Primera Guerra Mundial, el cuadro terminó en un museo en Berlín, y su regreso a Gante se convirtió en una de las condiciones del Tratado de Versalles. Pero fue robado nuevamente, en la Segunda Guerra Mundial, Hitler y sus nazis también quisieron hacerse con él y otras tantas vicisitudes hasta ser considerada la pintura con mayores hurtos en su haber.

La pintura, efectivamente, representa a una oveja en un altar rodeada de fieles y está siendo restaurada por fases intentando seguir las formas del original, «con pigmentos similares». La reacción ante la restauración ha sido variada. «Al ver por primera vez la obra tal y como Van Eyck la había pintado tuve que recuperar el aliento porque me resultaba de una belleza impactante», dijo la restauradora jefa Hélène Dubois, que reconoce al medio «Artnewspaper» que «el descubrimiento fue un shock para todos, para nosotros, para la iglesia, para todos los académicos y para el comité internacional que sigue este proyecto», dice.

Así, al final de la segunda fase del proyecto, los cinco paneles interiores inferiores, incluida la adoración central del cordero místico, han regresado a su hogar en la catedral de San Bavón este 24 de enero después de un tratamiento de tres años mientras que los ocho paneles restaurados en la primera fase llegarán en febrero. Y lo más sorprendente de todo fue la cara humanizada del cordero, que surgió bajo su aspecto más animal del siglo XVI. El cordero original tiene una «interacción más intensa con los espectadores», afirma Dubois que ahora le queda, junto a sus compañeros, investigar por qué los Van Eyck eligieron ese estilo de rostro con rasgos tan marcados.

Sin embargo, en las redes también han circulado incluso memes subrayando la sopresa que ha causado la visión del cordero que tenía el pintor en su momento original. Además, en Bélgica este cuadro es considerado como «la obra maestra definitiva», por lo que tiene todos los focos sobre él.