Cultura

La industria discográfica española podría perder 100 millones por el coronavirus

La industria discográfica española podría perder 100 millones por el coronavirus

Son las principales conclusiones de un informe remitido al Ministerio de Cultura y Deportes en el que además se reclaman al Gobierno medidas como un fondo de compensación, estímulos fiscales, créditos blandos y ayudas al pago de alquiler para tiendas de discos

Pese a haber hilado en 2019 otro ejercicio de crecimiento, los grandes editores discográficos estiman unas pérdidas directas de al menos 100 millones de euros en 2020 a consecuencia de la pandemia de coronavirus, indica un comunicado lanzado este miércoles por la asociación Promusicae.

Esta asociación, que opina que el balance podría ser aún peor si se produce una recesión económica en los meses posteriores al confinamiento, estima que en el peor escenario posible se dejaría de ingresar un tercio de la facturación prevista para este año.

Son las principales conclusiones de un informe remitido al Ministerio de Cultura y Deportes en el que además se reclaman al Gobierno medidas como un fondo de compensación para paliar las pérdidas, estímulos fiscales, créditos blandos y ayudas al pago de alquiler para tiendas de discos y pymes que hayan sufrido una merma en sus ingresos superior al 50 por ciento.

Se contemplan también campañas de promoción para la música, señala el texto, que podría incluir un "bono cultural" financiado por el Estado, a la manera del caso italiano, con el que los jóvenes puedan invertir en bienes culturales, la música grabada entre ellos.

El de 2020, sea cual sea su resultado, representará un parón para el crecimiento sostenido que venía mostrando el sector en los últimos seis años y que, según sus datos, permitió cerrar 2019 con una facturación total de 296,4 millones de euros en ventas de música grabada, un 22,5% más que en 2018.

Ese volumen de negocio se apoyó una vez más en la pata digital, que representó un 75,3% del consumo en España, casi completamente gracias al llamado "streaming" y, dentro de este, a las suscripciones de pago, que crecieron un 34,9% respecto al año anterior para superar los 3 millones de abonados y alcanzar más de la mitad de las ventas totales de música, el 53,7%.

No obstante, también crecieron los ingresos por la música que estos servicios de audio ofrecen financiada por publicidad, un 27,9%, y los que proceden de las visualizaciones de vídeos que también son financiadas por la publicidad, en plataformas como YouTube (un 21% más que el año anterior).

El mercado físico, el más golpeado en estos meses de confinamiento con las tiendas cerradas, facturó 73,1 millones el pasado año, lo que también supuso un ascenso del 7,2%, con el CD como el soporte de mayor éxito, pero sin menospreciar el "sorprendente" nuevo repunte del vinilo, que ya supone uno de cada cuatro discos físicos vendidos en España.