Cultura

Jhay Cortez: "Si el reggaetón fuera fácil, todo el mundo lo haría"

Jhay Cortez:

Debe existir una norma no escrita entre los cantantes de reggaetón que les obliga a llevar siempre gafas de sol. Con ellas aparece Jhay Cortez. No se las quitará durante toda la entrevista. Tampoco, el gorro de lana que cubre su cabeza. Llama la atención lo pausado que habla, intercalando expresiones boricuas y americanas heredadas de una infancia dando tumbos entre Puerto Rico, Miami, Nueva Jersey y Massachusetts.

A sus 26 años, Jhayco es la estrella emergente del reggaetón. En apenas meses se ha hecho un hueco en la industria a golpe de colaboraciones con artistas de primera línea como Ozuna, Anuel, Bad Bunny o J Balvin.

A casi todos los conoció tras los focos, cuando todavía era Jesús Manuel Nieves Cortés y escribía letras para otros. Su firma está tras el hit mundial I Like It, de Cardi B. También coescribe Brillo, el primer single que Rosalía y J Balvin hicieron juntos y que, asegura, está entre sus favoritos.

"Siempre hice mucha música para otros que no era de mi estilo y mi corazón estuvo en otro lado. Me gusta haber aprendido de otros géneros y traer esas raíces", cuenta sobre su decisión de dar el paso de autor a artista. Un cambio que no se le está dando nada mal en lo que a cifras se refiere.

No me conoce, canción que comparte con Bad Bunny y J Balvin, acumula casi 1.000 millones de reproducciones en Youtube. Medusa, su último tema, ha logrado 30 millones en solo 15 días. "Es como estar pendiente de sacar buenas notas en la escuela", apunta mientras reconoce que los números de visualizaciones le importan.

Eso sí, aclara que "al final no se trata de eso, se trata de hacer buena música. Sea un éxito, o no, siempre va a estar ahí. Quizás para uno no fue un éxito pero para alguien pues juega una parte importante en su vida de un momento o una relación".

Su defensa de la música, especialmente del reggaetón, se vuelve recurrente durante toda la charla: "Era un género bastante marginal hasta hace muy, muy, muy poco. Ahora es que de verdad la gente lo está teniendo más en cuenta y tiene la mente más abierta, lo entiende más".

En España, indudablemente, está de moda. En 2019, todas las canciones del top 10 más escuchado en Spotify han sido de reggaetón. Suenan en fiestas y discotecas y, semana tras semana, copan los primeros puestos de las tendencias en Youtube. Un éxito que, dice, no es tan sencillo de conseguir.

"No es tan fácil. Si el reggaetón fuera fácil, todo el mundo lo haría. Obviamente hay más gente tratando de entrar pero yo creo que eso es bueno. Mientras más gente, más colores, más perspectivas... y todos aprendemos", defiende.

Y considera que está "empezando todavía", confiesa, curiosamente, que "el proceso es mucho más divertido que cuando ya estás ahí".

De cara al futuro, su meta pasa por seguir los pasos de J Balvin, al que considera "un hermano mayor": "Me gustaría llegar a hacer arenas, llegar a hacer estadios. Dejar un legado como los artistas que me inspirarony que al final de todo, cuando mire para atrás, me sienta orgulloso del camino que recorrí".