Cultura

Jamaica reclama al Museo Británico dos esculturas que Reino Unido expolió hace 200 años

Jamaica reclama al Museo Británico dos esculturas que Reino Unido expolió hace 200 años

Las estatuas que exigen son la del hombre pájaro y la del dios de la lluvia

Al Museo Británico de Londres no le paran de llegar reclamaciones de otros países. Hace poco, la nueva ministra de cultura griega exigía a Reino Unido la devolución de algunas esculturas –los mármoles de Egin pertenecientes al Partenón–. Y, este mismo año, el país sacaba a subasta una escultura de Tutankamón que el embajador de Egipto había señalado como una parte del Templo de Karnak, en Luxor.

Ahora las exigencias de devolución se desplazan al oeste, concretamente, a Jamaica. Olivia Grange, ministra de cultura de la cuna del «reggae», exigió recientemente al gobierno británico la repatriación de dos esculturas que Reino Unido expolió cuando el país caribeño era una colonia. Concretamente, una figura de 500 años de antigüedad que representa a Boiyanel, dios de la lluvia, y otra del hombre pájaro, encontrada en una cueva en 1792.

«No están ni siquiera expuestas», señaló Grange. «No tienen ningún valor económico, simplemente son una parte significante de la historia de Jamaica y, por tanto, pertenecen a la gente de Jamaica».

Efectivamente, estas piezas fueron esculpidas por el grupo indígena Taíno, el cual se encontró con los exploradores que se adentraron en el lugar en el siglo XV. Más tarde, cuando Jamaica era colonia británica, hubo numerosas excavaciones, en las cuales se encontraron estos tesoros indígenas.

Por su parte, un portavoz del Museo Británico aseguró a « The Guardian» que no existía ninguna reclamación oficial por el gobierno jamaicano. Además, añadió que estas esculturas han estado en muchos países del mundo –India, Japón, España, Francia, Singapur–, ya que consideran que forman parte de la historia mundial.

Arrecian las críticas este 2019 para el Museo Británico. Es el mayor problema al que se enfrenta Reino Unido en la actualidad a nivel cultural, ya que países que ahora son antiguas colonias británicas reclaman de vuelta sus obras de arte.