Cultura

Green Day convierte la Plaza de España de Sevilla en un incendio de punk-rock previo a los MTV EMAs

Green Day convierte la Plaza de España de Sevilla en un incendio de punk-rock previo a los MTV EMAs

En un escenario abrazado por la Plaza de España y sus alegorías de las diferentes provincias de nuestro país, Green Day culminó este sábado las festividades previas a la celebración de los MTV European Music Awards (EMA), que este año acoge la capital andaluza. Billie Joe Armstrong, Mike Dirnt y Tré Cool demostraron, una vez más, que ellos son los indicados si hay que pasarlo bien sin necesidad de recurrir a sintetizadores o bases 'techno'.

Cerca de 10.000 personas botaron y bailaron así entre fuegos artificiales y locos giros de cabeza como calentamiento de la gala de los EMA, que repite en España por segundo año consecutivo tras haber ocupado Bilbao en 2018. El concierto de Green Day culminó además el reencuentro de los punk-rockeros californianos con España tras su polémico paso anterior: en el Mad Cool de 2017, cuando actuaron justo después de la muerte del acróbata Pedro Aunión. En esta ocasión lo han hecho por partida doble: primero en la Sala La Riviera de Madrid y luego en el escenario MTV World Stage, que cada año saca a la ciudad que acoge los EMA una actuación de grandes bandas internacionales. Además, el grupo madrileño Carolina Durante ocupó la pradera del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC) durante la 'pre-pre-party' de viernes, escoltados por Love of Lesbian, Viva Suecia y Derby Motoreta Burrito Cachimba.

Con 'Minority' Billy Joe comenzó la ráfaga de misiles de tierno punk-pop que nunca se sabe por dónde van a tirar. Así, en su inevitable repaso por 'Dookie' (1994), el disco que los convirtió en resucitadores del legado de The Clash, hubo momentos como el 'reprise' de 'Basket case', tocada dos veces porque sí, la segunda mejor que la primera. 'Longview' latió como un corazón anfetaminado y 'When I come around' puso pie en tierra después del despiporre de su versión de 'Shout' en plan 'Desmadre a la americana'. Hubo incluso lugar para que saliese una cría al escenario (¿la hija de Dirnt o Cool?) a robarle el micro a Armstrong. Las canciones de su otro gran éxito discográfico, 'American idiot' (2004), como 'Jesus of suburbia', 'American idiot' o 'St. Jimmy' ejercieron de contrapunto para dejar las piernas y los brazos listos para la noche sevillana.

Antes que Armstrong, abrieron fuego León Benavente, intensitos, y The Struts, una mezcla entre Queen, T-Rex y The Killers, con toda la parafernalia de las estrellas del rock, ropajes imposibles de túnicas y grandes volantes, más coreografías como de vudú.

En la gala de este domingo, que será retransmitida en directo a 500 millones de personas y que presentará la estrella latina Becky G, los platos fuertes serán los espectáculos creados para la ocasión por Rosalía, Dua Lipa o Akon, entre otros.