Cultura

El día que Elton John agujereó el Telón de Acero

El día que Elton John agujereó el Telón de Acero

Así fue la histórica gira del cantante británico en la URSS. Fue el primer artista occidental que actuó en el corazón de la Rusia de la época hace ahora cuarenta años

En la URSSno tenían por costumbre celebrar conciertos de rock, y arriesgarse a que un solo verso o un movimiento de cadera se cargase el mastodóntico legado del ideario leninista. Al margen de excepciones como los inofensivos Mashina Vremeni, la mayoría de rockeros de los países soviéticos solo pudieron formar grupos en la clandestinidad (existen fascinantes grabaciones al respecto), y solo se podían conseguir los mejores discos del género si uno sabía trabajarse bien el mercado negro. Pero ver en directo a sus mayores estrellas, eso ya era otro cantar. Eso era imposible.

Los Rolling Stones fueron los primeros en dar un concierto al otro lado del Telón de Acero, en el Palace de Cultura y Ciencia Joseph Stalin de Varsovia, en abril 1967 (se armó la marimorena, con disturbios incluidos). Pero en Rusia, en el corazón de la revolución, no pudo verse una figura del pop-rock occidental hasta doce años después, cuando Elton John dio cuatro en Leningrado (hoy San Petersburgo) y cuatro en Moscú, entre el 21 y el 30 de mayo de 1979.

«Normalmente, las estrellas de rock vamos allá donde podemos ganar mucho dinero. Pero ya he tenido bastante de eso. Quiero ver algo diferente», dijo el artista británico a la prensa de la época, a la que también descubrió que en realidad la URSS no había rechazado tantas peticiones de gira de grupos occidentales. «Nos dijeron que nadie antes que yo lo había solicitado». Y es que, en realidad, no fue tan complicado que Elton girase por Rusia. Su manager hizo la petición en la embajada, un agregado cultural fue a verle a un concierto, y dio el visto bueno. Así de simple.

Lejos de los grandes espectáculos que había ofrecido en años anteriores, la gira de «A Single Man» («Un Hombre Soltero») fue sobria, con la única presencia del propio Elton acompañado sólo por su piano y el percusionista Ray Cooper. En los conciertos, a los que asistieron altas autoridades del Partido y del KGB (para los que se reservaron las mejores localidades, cómo no), Elton interpretaba una veintena de clásicos de su repertorio como «Your song», «Rocket Man» o «Candle In The Wind», pero, además, añadió versiones de «Pinball Wizard» de los Who; «I Heard It Through the Grapevine», de Marvin Gaye, y, sorpresa, «Back in the USSR» de los Beatles. Y la gira fue todo un éxito. De hecho, solo unas semanas más tarde «A Single Man» se convirtió en el primer álbum de Elton John editado por la discográfica del Estado, Melodiya.

Cuarenta años después, la gran gira «Farewell Yellow Brick Road», que lo llevará por medio mundo durante los próximos tres años, y que hace escala en España la semana próxima, no pasará por Rusia. Seguramente tendrá que ver el hecho de que Elton acusara el año pasado a su Gobierno de «homofobia de Estado». Además, aunque lo suyo les ha costado, en el KGB ya deben haber pillado lo de «A Single Man».