Cultura

El artista que sustrajo la famosa estatua de Banksy acusa a Sohetby's de subastarla hoy de forma ilegal

El artista que sustrajo la famosa estatua de Banksy acusa a Sohetby's de subastarla hoy de forma ilegal

«El Bebedor», la sátira de «El Pensador» de Rodin del artista callejero, podría superar el millón de euros

Un artista británico reclama que le han robado «El Bebedor» y que van a vender la estatua de forma ilegal. La escultura, una de las más icónicas de Banksy, protagoniza hoy una subasta en la casa Sotheby's, con un valor estimado que puede superar el millón de euros.

«El Bebedor» es una sátira de «El Pensador» de Rodin. Banksy recplica la postura y la forma de la estatua de Rodin, pero se burla de los pensadores filosóficos con un borracho embriagado, abatido y con un cono de tráfico en la cabeza. La escultura fue creada por el artista callejero en marzo de 2004, que la dejó en una pequeña plaza londinense sin permiso.

Poco después, la pieza fue «robada» por el líder del grupo de arte rebelde Art Kieda, Andy Link (conocido como AK47) y ambos protagonizaron una agria polémica. Link registraba su «secuestro» en la policía y contactaba con Banksy para pedir un «rescate» de 5.000 libras. «Dos libras y una lata de gasolina para prenderle fuego», le contestaba el artista callejero.

A partir de ahí, la enemistad de ambos se hizo manifiesta, saltó a los medios de comunicación y la historia hasta protagonizó un documental, «The Banksy Job».

Ante el escaso éxito de su petición, Link mantuvo a «El Bebedor» en su jardín hasta que en 2007 lo robaron y dejaron tan solo el cono de tráfico abandonado.

No se había vuelto a saber nada de la estatua, que ahora ha aparecido como la estrella de la subasta de Sotheby's que se celebra hoy. La casa de subastas ha afirmado al periódico The Guardian que el actual propietario tiene el derecho legal de poner la pieza a subasta y que han consultado «tanto a la Policía Metropolitana como al Registro de Pérdidas de Arte».

Sotheby's apunta en su nota que la pieza fue «recuperada» del jardín de Link en un atraco «anónimo», lo que podría apuntar a que se trataba de Banksy o de alguien que formara parte de su círculo cercano. Steve Lazarides, marchante del artista callejero reafirma esa teoría en Artnewspaper, donde relata que un grupo de sus «asociados» «liberaron» la escultura.

Link afirma que tiene todos los documentos que atestiguan sus pasos y que es propietario de «El Bebedor» desde el momento en el que Banksy no lo ha reclamado nunca. Sin embargo, el marchante ha declarado en Artnewspaper que este artista no ha sido nunca el propietario: «es como el niño que llora porque los mayores le han robado el balón».

El marchante ha aseverado que Banksy, él y el grupo llegaron a un acuerdo de propiedad y a que él almacenaría el trabajo. Ocho años después, le comunicaron que sus dueños eran otros y que estos le llamaron para recoger la escultura. Así se recoge detalladamente en el catálogo de la casa de subastas.

«No entiendo cómo Sotheby's puede venderlo cuando tengo semejantes pruebas», ha aseverado Link. Sin embargo, carece de recursos para impugnar la venta. «Los abogados me piden 18.000 libras solo para abrir el caso, y yo soy un artista con problemas, un tipo de clase trabajadora. La policía debería investigarlo».