Cultura

Diez obras maestras que convirtieron a Peter Green en un dios del blues y el rock

Diez obras maestras que convirtieron a Peter Green en un dios del blues y el rock

El fundador de Fleetwood Mac pasará a la historia como uno de los músicos más importantes de ambos géneros

Peter Green, fundador de Fleetwood Mac, ha sido uno de los mejores guitarristas y (sobre todo) cantantes blancos de la historia del blues. Para explicarlo rápidamente: el mismísimo B. B: King dijo una vez de él que era «de los pocos que me han hecho sudar». En 1970 cometió el error de dejarse arrastrar por unos hippies infames hasta la comuna de Highfisch en Munich, donde le sometieron a una obscena bacanal de LSD que le fundió el cerebro. Aquello precipitó su salida del grupo, y le dejó unas terribles secuelas que nunca desaparecieron del todo, pero nos dejó un legado de obras maestras muy difícil de igualar.

«Oh Well»

Fue publicada como single en 1969 para promocionar el álbum «Then Play On», pero no fue incluida hasta la remasterización que se lanzó años más tarde. Nunca olvidarán su interpretación en este videoclip.

«Fighting for Madge»

Otra joya de «Then Play On», con una transición demoledora que hizo temblar al mismísimo Eric Clapton.

«Albatross»

Igual que «Fighting for Madge», «Albatross» es otros de los tesoros instrumentales de «Then Play On». Es una de esas piezas que se pueden escuchar en un bucle eterno...

«Coming your way»

Otra instrumental, que en este caso puso en alerta a Santana (que ya no le quito ojo a Green, como podrán comprobar más abajo). Un asombroso alarde de técnica y versatilidad.

«Closing my eyes»

Con esta maravillosa balada bañada en arreglos orquestales se puede empezar a entender que estamos hablando de un artista con una sensibilidad extrema, desarmante.

«I've lost my baby»

El álbum «Mr. Wonderful» también son palabras mayores. Considerado por muchos como el mejor disco de blues blanco de la historia, contiene delicias de puro dolor bluesero como «I've lost my baby», en el que Green canta como a cualquier vocalista del género le gustaría cantar.

«Dust my broom»

En «Mr. Wonderful» también encontramos piezas de blues festivo inolvidables, como este «Dust my broom», inmejorable versión de Robert Johnson.

«Man of the World»

La variedad de registros de Green volvió a epatar a lo bestia en su carrera en solitario, donde grabó obras maestras como «Man of the World», una de sus piezas más emotivas y penetrantes. Tengan un pañuelo a mano.

«Need you so bad»

Otro blues quintaesencial de Green fue «Need you so bad», uno de sus mayores éxitos comerciales.

«Black Magic Woman»

Quizá faltarían «Rattlesnake Shake», «Green Manalishi», «Show-biz blues» y otras canciones que se antojan mejores, pero hay que incluirla en esta lista de homenaje por dos razones: es su composición más conocida, y al contrario de lo que piensan millones de personas en todo el mundo, NO es de Santana.