Cultura

Del Torete al Coleta, la periferia quinqui del cine español en 9 películas

Del Torete al Coleta, la periferia quinqui del cine español en 9 películas

perros callejeros

José Antonio de la Loma (1979)

Con él (y con permiso de Los golfos, de Saura) empezó todo. Las industrias y andanzas del Torete (Ángel Fernández Franco) merecían una trilogía limpia de escrúpulos y pudores.

navajeros

Eloy de la Iglesia (1980)

Con un pie en la biografía real de José Joaquín Sánchez Frutos, el Jaro, De la Iglesia se esfuerza en construir y articular una reflexión sobre la delincuencia juvenil, sus causas, sus problemas y sus drogas.

deprisa deprisa

Carlos Saura (1981)

También cineastas de prestigio se acercaron a lo que ya era un fenómeno. Antes que Saura, Gutiérrez Aragón hizo su propia incursión con Maravillas. Y después Montxo Armendáriz haría lo mismo con 27 horas.

el pico

Eloy de la Iglesia (1983)

Empeñado en expandir, molestar y dar que hablar, De la Iglesia ofrece un cóctel explosivo de drogas, etarras, guardia civiles y corrupción política. El sexo homoerótico vino antes de la mano de El diputado (1978). Con La estanquera de Vallecas, el director cerró su ciclo de extrarradio.

perras callejeras

José Antonio de la Loma (1985)

El mismo año que rueda Yo, el Vaquilla, De la Loma ofrece a la mujer la posibilidad de la acción. El cruce entre ficción y realidad de la mano del crudo martirologio de Sonia Martínez duele.

el lute: camina o revienta

Vicente Aranda (1987)

Aranda convierte al mayor de los mitos del último franquismo en catarsis para el ciudadano de bien. La reinserción del quinqui en democracia quiere ser lo contrario a todo lo anterior (y hasta refutación del mismo franquismo).

7 vírgenes

Alberto Rodríguez (2005)

De las últimas relecturas del cine quinqui, ésta, junto a Barrio, de Fernando León de Aranoa, y A cambio de nada, de Daniel Guzmán, ofrecen una poética nueva a las siempre duras reglas del género.

Criando ratas

Carlos Salgado (2016)

El Cristo se incorpora a la galería de héroes trágicos del género desde las heridas de la crisis financiera de 2008. No es tacto una actualización como la dura y cruda confirmación del eterno retorno de lo igual.

quinqui stars

Juan Vicente Córdoba (2018)

El último ejemplo es a la vez reivindicación, homenaje y crítica. De la mano de un relato dentro de un relato, el director de Entrevías y su socio el Coleta convierte la memoria en carne propia en tiempo compartido.