Cultura

Cruz Novillo, el hombre que modernizó la imagen de España en la Transición

Cruz Novillo, el hombre que modernizó la imagen de España en la Transición

El logotipo del puño y la rosa del PSOE, la bandera de la Comunidad de Madrid, el escudo de la Policía Nacional o la imagen de marca de Correos, Repsol o Renfe o EL MUNDO. Todo eso y más salió de la imaginación de un mismo hombre, José María Cruz Novillo, cuya trayectoria repasa el documental El hombre que diseñó España.

Dirigida por Andrea G. Bermejo y Miguel Larraya, la película acaba de presentarse en la Seminci de Valladolid y en Abycine Indie y cuenta con testimonios como el del histórico dirigente del PSOE Alfonso Guerra.

Dice Guerra, autor de la famosa frase "A España no la va a conocer ni la madre que la parió", que Cruz Novillo ejemplifica a la perfección esa revolución en los aspectos visual y semiótico en una época, la Transición, en que todo estaba por hacer, en lo económico pero también en lo estético, y en que la palabra 'diseño', en su sentido profesional actual, ni siquiera existía.

Nacido en Motilla del Palancar, Cuenca, en 1936, Cruz Novillo recuerda en una entrevista a cámara la suerte que tuvo cuando, nada más llegar a Madrid a comienzos de la década de los 60, entró a trabajar en el departamento de Arte de la agencia de publicidad Clarín y lo enviaron directamente a Manhattan.

Su primer encargo consistía en idear la imagen para el pabellón de España en la Feria Mundial de Nueva York. Estuvo cinco meses viviendo en el Hotel Plaza y trabajando en una agencia neoyorquina al más puro estilo Mad Men. Fue un máster en toda regla, recuerda.

Al regresar empezaron a llover los trabajos para las instituciones públicas que hasta entonces no tenían más logotipo que la bandera española. Dibujó los primeros emblemas para el Tesoro Público, el Banco Exterior de España o TVE.

El PSOE le encargó también su logo y le pidió que se inspirara en el puño y la rosa que Yan Berriet había diseñado a principios de los 70 para el Partido Socialista francés. Lo querían más esbelto y estilizado, con más fuerza, cuenta Guerra.

La serie de billetes de pesetas con imágenes de escritores españoles, el escudo de la Policía Nacional y hasta el color de sus uniformes, que pasó de marrón (de ahí la denominación popular 'maderos') a azul oscuro, también fueron obra suya.

El documental, que podrá verse el próximo 19 de noviembre en la Cineteca de Matadero, en Madrid, narra en boca del entonces presidente de la Comunidad de Madrid, Joaquín Leguina, el recelo con que fue recibida la bandera roja estrellada de Cruz Novillo por sus resonancias "marxistas".

El rojo era el de la bandera de Castilla "de toda la vida" y las estrellas, una representación de la constelación de la "Osa", explica Leguina quien agradece que, una vez que le sucedió Alberto Ruiz Gallardón en la presidencia, la polémica se dio por zanjada definitivamente.

Además de sus trabajos para empresas, instituciones y medios de comunicación como el grupo Prisa, El Mundo o la Cope, Cruz Novillo es autor de numerosos carteles de cine de películas que también marcaron época como La Escopeta Nacional de Berlanga, El espíritu de la Colmena de Víctor Erice o muchas de Carlos Saura, desde Cría cuervos a La prima Angélica.

Una faceta ésta última que desarrolló por mediación de un entonces joven José Luis Borau (Furtivos, 1975) quien había entrado a trabajar como redactor en su misma agencia y que le puso en contacto con Elías Querejeta, el gran productor independiente de la época.

El colorido diseño exterior de la sede del Instituto Nacional de Estadística (INE) en Madrid también es una creación de Cruz Novillo, cuyas señas identidad, según cuenta su hijo en el documental, fueron la aversión a lo rutinario, primar belleza sobre funcionalidad y no seguir nunca el dictado de las modas.