Cultura

Borja Sémper, más allá del PP: cine, literatura y familia numerosa

Borja Sémper, más allá del PP: cine, literatura y familia numerosa

El expolítico tiene dos hijos con la actriz Bárbara Goenaga. Ella ha sido su principal apoyo estos meses

Ha sido una de las noticias de la semana: Borja Sémper (44 años) ha dejado la política. Quien hasta el pasado martes presidía el Partido Popular en Guipúzcoa, se ha marchado por motivos personales y con la «amarga sensación de que la política transita por un camino poco edificante». Con esta frase, y otras que incluso le llevaron a emocionarse, Sémper se despedía en la sede del PP en San Sebastián haciendo un repaso a 25 años de carrera, de los que aseguró que «todo lo vivido» había «merecido la pena», aunque quince de estos años los tuviera que pasar con escoltas ante la amenaza de ETA.

Según ha podido saber ABC, Sémper llevaba meses meditando su salida de la política y le ha costado mucho tomar la decisión. En febrero comenzará una nueva etapa en el sector privado, concretamente como director de Relaciones Institucionales de la multinacional Ernst & Young. «Me voy porque familiarmente necesitamos emprender otros retos», aseguró, haciendo referencia a la familia que ha formado con Bárbara Goenaga. La actriz, que el martes le acompañó en su despedida, ha sido su principal apoyo durante estos últimos meses.

Sémper y Goenaga en Instagram

Fue a principios de 2015 cuando se supo que el expolítico y la actriz mantenían una relación. Pocos meses después, estas páginas informaban en exclusiva de que Sémper y Goenaga -quienes ya eran padres de Pablo y Arán, fruto de sus relaciones anteriores- esperaban su primer hijo en común. Telmo nació a principios de 2016, y en 2018 la pareja dio la bienvenido a Eliot, su segundo hijo.

Desde el principio de su relación, han tenido la simpatía de los lectores del papel cuché. Él era uno de los políticos del PP con más proyección mediática, comprometido pero modernete y desenfadado. Incluso fue elegido por las mujeres casadas como el político preferido para mantener una relación extramatrimonial. Ella por ser una actriz con mucho carácter, feminista y sin pelos en la lengua a la hora de hablar. Juntos han demostrado que política y cine no son incompatibles en la intimidad.

Siempre han sido muy discretos en sus apariciones públicas y -Instagram aparte- han sido escasas las ocasiones en las que han posado juntos en una revista. Fue a finales de 2015 con motivo de la publicación de «Maldito (des)amor», el primer poemario de Sémper. «Me dedico a la política. Creo que se puede hacer de una manera desenfadada, pero mi vida sentimental no entra en ese concepto. Mis relaciones de pareja no interesan a nadie», contó el expolítico a «Vanity Fair», donde publicaron unas imágenes de él junto a Goenaga. Y es que, desde que comenzaron su relación, los dos coincidían en un aspecto fundamental para que todo encajara: en preservar su intimidad. Consideran que la vida sentimental de cada uno pertenece a una parcela extrictamente privada. Especialmente para ellos, que por sus perfiles mediáticos quizá sea el único reducto de intimidad que les queda y que, también por sus hijos, quieren proteger.