Cultura

Barcelona quiere que el Reina Sofía comparta con ella el Picasso que Botín intentó sacar de España

Barcelona quiere que el Reina Sofía comparta con ella el Picasso que Botín intentó sacar de España

La obra «Cabeza de mujer joven» está depositada en el Reina Sofía a disposición judicial después de que el expresidente de Bankinter la sacara de España sin autorización y fuera localizada en 2015 en un barco de su propiedad en Córcega (Francia)

El teniente de alcalde de Cultura de Barcelona, Joan Subirats, ha propuesto al Museo Nacional Reina Sofía que este centro artístico comparta con el Museo Picasso de Barcelona la exhibición del cuadro de Picasso que el banquero Jaime Botín intentó sacar de España, si finalmente queda en manos del Estado.

La obra «Cabeza de mujer joven» está depositada en el Reina Sofía a disposición judicial después de que el expresidente de Bankinter la sacara de España sin autorización y fuera localizada en 2015 en un barco de su propiedad en Córcega (Francia).

El pasado enero una jueza de Madrid condenó a Jaime Botín a tres años de cárcel y al pago de 91,7 millones de multa por un delito de contrabando de bienes culturales, y estableció que la propiedad del cuadro es del Estado, en aplicación de la Ley de Patrimonio Histórico Español.

Los letrados del banquero han recurrido la sentencia ante la Audiencia de Madrid, por lo que «todavía no se sabe dónde va a ir el cuadro en litigio», ha advertido Subirats, en una entrevista con Efe.

De todas maneras, el responsable de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona ya ha hablado con el director del Reina Sofía, Manuel Borja-Villel, «de la posibilidad de compartirlo».

En su opinión, «sería bueno que nos fijáramos en Portugal, donde recientemente una familia cedió una importante colección de obras de Miró, que el Estado entregó a la Fundación Serralves de Oporto, en lugar de dejarlas en Lisboa».

«Ahora podría pasar lo mismo -ha señalado- porque el cuadro en litigio es de la época final de Picasso en Gósol y el Museo Picasso tiene obras de toda la fase previa, por lo que se podría hacer una exposición que culminara con esta pieza».

Subirats estaría «encantado» de que «Cabeza de mujer joven» se quedara definitivamente en Barcelona, pero no se lo plantea «como un problema de propiedad».

«Más que entender que hay una rivalidad entre ciudades, se podría entender que hay una complementariedad entre los fondos, porque cada vez se trabaja más en colaboración», ha agregado el teniente de alcalde.

Para el responsable de Cultura en el Ayuntamiento de Barcelona, «la propiedad es importante, sin duda, pero cada vez lo es más el tema de las coproducciones», en un contexto «que menciona con insistencia palabras como compartir, "sharing", cocapitalidad cultural y coliderazgo».

Los públicos locales se renuevan «a partir de relecturas de las colecciones existentes, gracias a la incorporación de alguna adquisición nueva», algo que «hace muy bien el Museo Picasso», como se ha podido comprobar recientemente en las exposiciones »La cocina de Picasso» o «Picaso poeta», ha recordado el edil barcelonés.

Joan Subirats cree que «Cabeza de mujer joven» puede hacer esta misma función y atraer a ciudadanos que «consideran que ya han estado en el Museo Picasso» y necesitan nuevas motivaciones para volver a visitarlo.