Cultura

Aquel 11 de julio de 2015: El primer toro que se negó a correr el encierro

Aquel 11 de julio de 2015: El primer toro que se negó a correr el encierro

11 de julio de 2015

  • Duración: 2:42
  • Ganadería: José Escolar
  • Heridos: 4 corneados

Nadie se podía imaginar que algo así pudiera ocurrir en Pamplona. Ni los capitanes a posteriori, que ya hace un lustro existían y también entendían de toros, de encierros y de organización de los mismos. Nadie se planteaba que uno de los toros que marchaba al galope y hermanado decidiera detenerse de repente y volver la grupa calle abajo, hacia los corrales. Fue algo tan inaudito lo que ocurrió ese 11 de julio de 2015 que no había un plan previsto para hacerlo frente. Durante segundos, minutos, se mantuvo la incertidumbre de qué harían las autoridades: ¿dejarlo entrar en el corral?, ¿tratar de lanzarlo calle abajo con los cabestros de cola?...

Finalmente, se optó por la solución más sencilla y conservadora, la que dictaba el sentido común: vuelta al corralillo y traslado posterior alejado de la masa. Pero también fue el reconocimiento de un fracaso: en Pamplona no se puede soltar un toro por la calle, por muy acompañado que vaya de cabestros, porque aquello sería un desastre.

Aquel día fue el estreno de Escolar en los sanfermines. Una presentación muy celebrada y esperada por los corredores. Creaba expectación esta ganadería, pero también temores, ya que el comportamiento inicial de los toros de sangre Santa Coloma, como los victorinos, es realmente impredecible, muy reservón, con arrancadas sólo para capturar la presa.

Así se comportaron desde el inicio, alargando el grupo hasta casi formar un rosario, con miradas y derrotes a ambos lados, con paradiñas y amagos de dejar algún ejemplar suelto más. Mientras Curioso, que así se llamaba el toro desertor, volvía la grupa hacia el corral donde pasó su última noche, los otros cinco escolares crearon una burbuja de seguridad entre ellos y los corredores.

La carrera de su vida

En la llegada a la curva de la Estafeta, un mozo de camisa oscura se dio la carrera de su vida. Apenas fueron tres segundos al máximo de los que le daban las piernas, con un cárdeno muy veleto tras él, pero que seguramente recordará para el resto de su vida. Ese mismo cárdeno arrolló a un mozo desprevenido a la salida de la curva y comandó la carrera en toda la Estafeta, acompañado por un manso. Detrás, el resto de los toros de Escolar, todos a buen ritmo, dejando correr, pero sin que los mozos se pudieran confiar. Quien no corría era porque no quería, o porque no le daban las piernas o el corazón. O por todo a la vez. Porque hubo ocasión.

La manada rota finalmente provocó la aparición del toro suelto, otro cárdeno precioso, sin muchas carnes, que en el vallado de Telefónica enfiló a un corredor con la camiseta de la Comunidad Valenciana y se fue a por él. Lo alcanzó en el vallado, terrible la imagen del pitón atravesando el muslo derecho del joven. Cuando se lo sacó tenía medio cuerno ensangrentado y más ganas de guerra. Tiró un nuevo gañafón y dio un puntazo a otro mozo en la valla, mientras trataba de alcanzar a un tercero.

Los últimos metros fueron complicados, con el de Escolar casi al paso, enterándose bien de todo lo que tenía alrededor y sabiendo bien lo que tenía que hacer para cazar nuevas presas. Por fortuna, no lo hizo, y entró en los corrales casi medio minuto después de sus cuatro hermanos.

  • Ultimas noticias
  • Traductor ingles
  • Programación TV
  • Quijote
  • Calendario laboral
  • Horoscopo diario
  • Clasificacion Liga Santander
  • Calendario de liga
  • Peliculas TV
  • Temas
  • Real Sociedad - Granada CF
  • Real Madrid - Alavés, en directo