Cultura

Ai Weiwei documenta el confinamiento en Wuhan, la zona cero de la pandemia

Ai Weiwei documenta el confinamiento en Wuhan, la zona cero de la pandemia

En «Coronation», que se acaba de estrenar, el artista chino denuncia la «vigilancia, lavado de cerebro ideológico y control» de las autoridades a la población de esta localidad

Bajo el título «Coronation», el artista chino Ai Weiwei ha realizado un documental centrado en la ciudad de Wuhan (la zona cero de la pandemia de coronavirus) durante el confinamiento, que acaba de ver la luz. Calles desiertas, trabajadores que limpian todo a su paso con desinfectante, alarmas sonando, sanitarios trasladando enfermos en camillas... Imágenes apocalípticas tomadas por ciudadanos de Wuhan, que el disidente chino incorporó al documental, que ha dirigido y producido de forma remota desde su casa en Berlín.

«La película registra la respuesta militarizada brutalmente eficiente del Estado para controlar el virus. Se erigieron enormes hospitales de campaña de emergencia en cuestión de días». Un total de 40.000 trabajadores médicos fueron trasladados en autobús desde toda China y los residentes de la ciudad fueron confinados en sus hogares.

Ai Weiwei dice que ve similitudes entre la actual crisis sanitaria y el brote de SARS hace 17 años. «El gobierno encubrió la situación, el virus comenzó a extenderse y luego se implementó un confinamiento», dice en declaraciones a Artnet News. «Es muy posible que las autoridades chinas, que tienen experiencia con el SARS, simplemente desearan que desapareciera por sí solo. Dudaron si brindar o no información abierta y clara sobre la enfermedad. Al principio, dijeron que no se podía transmitir de persona a persona en un intento por evitar que la gente entrara en pánico. También congelaron la divulgación del número exacto de infectados y muertos».

«Coronation«, el nuevo documental del artista disidente chino - AI WEIWEI

Se necesitaron dos meses para recopilar las imágenes y otros dos meses para completar la edición. «Probablemente sea lo más rápido que se haya hecho en un documental de esta escala», advierte. El principal desafío, dijo, fue el hecho de que la información externa había sido bloqueada y, por lo tanto, cualquier filmación podría haber sido vista como una amenaza potencial para la seguridad nacional. «Logramos obtener las mejores tomas de la situación real, incluidas escenas en las UCI de diferentes hospitales». El documental incluye entrevistas con pacientes y sus familias, muchos de los cuales expresan su frustración y enfado por las duras restricciones del gobierno.

Los espectadores ven el impacto del bloqueo en la vida privada de los residentes de Wuhan, incluido el intento de una pareja por regresar a su hogar, un mensajero que entrega artículos esenciales a los residentes que no pueden salir de su comunidad... La película muestra la máquina china de control social y gestión de crisis, una mezcla de «vigilancia, lavado de cerebro ideológico y determinación bruta de controlar todos los aspectos de la sociedad». «En última instancia -dice Ai Weiwei-, el resultado es una sociedad que carece de confianza, transparencia y respeto por la humanidad».

En un documental anterior, «Human Flow» (2017), documentó la crisis mundial de refugiados en 20 países. Después de recuperar su pasaporte de las autoridades chinas, el artista viajó a la isla griega de Lesbos, donde se encontró por primera vez cara a cara con la crisis humanitaria en sus costas y se sintió conmovido y obligado a documentarla.

Ver los comentarios