Cultura

Agonía, resistencia y amor de un español en el gulag

Agonía, resistencia y amor de un español en el gulag
PREMIUM
  • ALBERTO ROJAS
Actualizado
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Enviar por email

El llamado «paraíso del proletariado» estaba más agujereado que un queso Emmental. Y no es que sufriera fermentación, sino que por dentro estaba podrido. Gracias a los testimonios de algunos de aquellos que sufrieron aquel régimen terrible, hoy sabemos que la URSS mantuvo una geografía de trabajos forzosos, caravanas de esclavos, policía criminal y torturas sanguinarias en varias zonas de su territorio, donde el carnicero Stalin purgó no sólo a trostkistas o bolcheviques críticos, sino a escrito

Para seguir leyendo, hazte Premium

¿Ya eres Premium? Inicia sesión

Mensual

Oferta de lanzamiento

1€

primer mes

después 7,99 €

Descubre qué es Premium

Cancela cuando quieras

Consulta los términos y condiciones del servicio