Cultura

A bailar con Raffaella

A bailar con Raffaella

El Teatro de La Latina estrena «Para hacer bien el amor hay que venir al sur», un musical con las canciones de la italiana

La casualidad, dice Ricard Reguant, es la única responsable de que Raffaella Carrá nos invada estos días por tierra, mar y aire. El director catalán, un viejo lobo de mar del teatro musical en España, lleva cinco años con la idea de trasladar a la escena el festivo y colorista universo que tiñe las canciones de la italiana, y se ha encontrado que en las mismas fechas en que consiguió que el Teatro de La Latina se abriera un hueco, se haya producido este revival de la rubia que puso a bailar a los españoles.

«Para hacer bien el amor hay que venir al sur» es el título del espectáculo que se acaba de presentar en el teatro de La Latina. «No es un musical como tal, pero tampoco es un concierto -aclara Reguant, creador y director del espectáculo-. Bebe del cabaret, de la revista, de las variedades... Es un compendio de todos estos géneros, con una columna vertebral que son las historias de tres mujeres: Marga, secretaria eficiente enamorada de su jefe; Lola, a la que nada más que le importa bailar y bailar. Y Rosa, de profesión sus labores, y casada con un hombre que la engaña constantemente. Las tres son el producto de la imaginación de dos guionistas a quienes se ha encargado una historia basada en las canciones de Raffaella Carrá. «A través de un argumento clásico de amores y desamores -sigue Reguant-, creamos un autentico espectáculo musical en donde las letras de las canciones están plenamente integradas en la historia que contamos».

«Raffaella Carrá es un icono incuestionable, pero no solo para una generación; sus canciones siguen bailándose en las discotecas hoy en día». Canciones como las dieciséis que se escuchan en el espectáculo, entre las que se encuentran la que da título al espectáculo y otras tan populares como «Fiesta», «¡Qué dolor!» y «En el amor todo es empezar».

«Y en este espectáculo -añade Reguant- se ríe, se canta, se baila... Durante la hora y cuarenta minutos que dura el público se va a olvidar de todo lo que pasa fuera y se lo va a pasar bien». Y todo ello, concluye, con esa estética tan reconocible de los años setenta. «Es imposible desligar a Raffaella Carrá de esos años», ríe el director.

Reguant cuenta como cómplices -además del equipo artístico, con Ferrán González como director musical y Cuca Pon como coreógrafa- con ocho intérpretes: Patricia Arizmendi, Marta Arteta, Raquel Martín, Tamia Deniz, Miriam Queba, Mikel Hennet, Javier Enguix y Javier Toca. «Son ocho, pero hacen cuarenta mil personajes cada uno. Aunque se hubiera planteado una producción más ambiciosa -ésta está pensada para girar con ella-, hubiera contado con el mismo número de intépretes».

«Ahora -dice- solo falta el público. Una comedia como ésta necesita de los espectadores para ajustar su ritmo».

Ver los comentarios